Hace cuatro días, el oficialismo y la cúpula del Ejército de Liberación Nacional negaron que al menos 1.100 integrantes de esa guerrilla colombiana se escondan en territorio venezolano.

Desde Caracas y La Habana también negaron que exista una alianza para apoyar militarmente al oficialismo a cambio de proteger a cabecillas del ELN, incluido alias Pablito, por quien el gobierno de Colombia ofrece recompensa de 1,3 millones de dólares.

Pero habitantes de al menos 39 municipios de los estados de Zulia, Táchira, Apure, Bolívar y Amazonas piensan todo lo contrario.

El Tiempo de Bogotá cita testimonios según los cuales al menos dos veces al mes hombres de camuflaje, con el brazalete del ELN y fusiles al hombro hacen presencia en esos lugares.

Líderes del ELN de la región señalaron que reúnen a parte de la población en escuelas públicas rurales para repartirles las llamadas cajas de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, CLAP. 

Las cajas del CLAP suelen llevar las figuras de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Pero ahora tienen además una calcomanía verde, con una leyenda en letra menuda, como han asegurado desde 2018 fuentes locales.

“El ELN, mediante del frente ‘Carlos Germán Velazco Villamizar’, siempre junto al pueblo sembrando sueños, raíces y esperanza de una vida mejor, comparte el legado del comandante Hugo Chávez para superar la guerra económica. Garantizamos el amor a los niños y el abastecimiento soberano al pueblo. Sintoniza nuestra emisora Antorcha Estéreo. Todos los días 90.1 FM”.

Uno de los vecinos se arriesgó a fotografiar las cajas CLAP con el sello del ELN. Dijo que los guerrilleros realizan esas jornadas sociales escoltados y en camionetas con placas oficiales. 

“Debería ser el gobierno el que reparta estas cajas, y aunque a uno no le parece correcto que guerrilleros colombianos repartan los mercados, aceptamos las cajas por la necesidad que vivimos”, aseguró una habitante de la región fronteriza en una declaración recogida por la ONG FundaRedes, que ha llevado estas denuncias incluso hasta autoridades internacionales.

“El ELN sigue repartiendo estas cajas en las mismas zonas; no fue en algo temporal. Y el adoctrinamiento es aún más profundo porque ya no se está dando solo en las zonas de frontera,0 sino que también están avanzando hacia el interior del país. Todo esto, incluyendo las imágenes, lo denunciamos ya ante la Corte Penal Internacional y ahora en junio lo vamos a llevar a la Organización de Estado de Americanos, que se reúne en  Medellín”, le dijo a El Tiempo Clara Ramírez, subdirectora de la ONG.

‘Rondas’ escolares

Pero esa no es la única colaboración estratégica que la subversión colombiana estaría prestando para el sostenimiento del oficialismo en el poder venezolano. 

Reporteros de este diario establecieron que las jornadas también son utilizadas por el ELN, como lo hace en sus zonas de influencia en Colombia, para realizar adoctrinamiento político a los lugareños y a los menores de edad de los cinco estados donde tienen carta blanca para repartir las cajas CLAP. 

En efecto, también existen imágenes que muestran a ‘elenos’ (hombres y mujeres) con el fusil terciado, realizando rondas con niños que, de acuerdo con lo que se observa, no superan los 15 años de edad. Docentes rurales han narrado cómo aprovechan esas jornadas para entregar cartillas y revistas proselitistas. 

“En la zona limítrofe del río Táchira, ellos pasan en manada con ‘full’ armamento y no les importa si los niños o los profesores estamos aquí. Muchas veces los niños no van porque los del ELN los ponen a trabajar. Pero a los que están, les dejan folletos y cartillas para pintar con consignas que los alaban”, afirmó una profesora de la región.

Y si bien el comandante de esa organización ilegal ‘Pablo Beltrán’ admitió a principios de semana que letreros del ELN aparecieron pintados en paredes y en una iglesia en el estado Táchira, aseguró que forman parte de operaciones de “guerra psicológica”.

“Nosotros mismos nos dimos al trabajo (sic) de desmentir eso y de decirle al obispo de San Cristóbal que eso era falso. Eso lo hacen las fuerzas de la oposición a nombre nuestro, como preparación al golpe que dieron el 30 de abril”, aseguró.

Y agregó que “hay registros de las decenas de integrantes del ELN que han sido detenidos en la frontera del lado venezolano y deportados inmediatamente a Colombia”.

Copia espejo

Pero el reparto de cajas CLAP y el adoctrinamiento no son las únicas irregularidades que despierta inquietud. 

También hay denuncias que señalan que parte de las 228.994 armas que se han perdido de guarniciones militares de Venezuela terminaron en poder de esta guerrilla y de otras organizaciones criminales, como las disidencias de las FARC y hasta bandas de delincuencia común.

Organismos de inteligencia colombianos y estadounidenses tienen en su poder una copia espejo de las marcas y seriales de armas que al menos desde 2015 se vienen perdiendo de los cuarteles. La data con esa información ha sido recopilada por FundaRedes y está basada en actas que el poder militar se ha negado a divulgar, pero que El Tiempo pudo conocer.

“Se pasó revista física del material de guerra que se encuentra en los parques de compañías, polvorín y armería de esta unidad táctica, encontrándose con la novedad de que al momento de la revista del polvorín se decretó la ausencia de 8.400 cartuchos de 762 x 39 mm, munición de carga básica, y 3.100 cartuchos de 9 mm”, indicó el radiograma 0364 de diciembre de 2016, dirigido al Comandante de la Brigada 25 de Infantería Mecanizada de Táchira.

Y en el acta policial 030-10 de la misma época, dirigida al Ministerio de Defensa, se confirma que, después de revisar la irregularidad reportada en el acta anterior, no se detectó señal alguna de violación de los sistemas de seguridad de la guarnición, por lo que el armamento perdido pudo ser sacado por el mismo personal uniformado que tiene acceso legal.

Esta información coincide con la denuncia que la Fiscalía realizó hace unas semanas desde Medellín, cuando informó que luego de varios operativos se encontraron balas marcadas con los símbolos de la Guardia Bolivariana que eran usadas en actividades criminales. Por eso se está cotejando si sus seriales están en la data de las armas desaparecidas.

Al respecto, alias Pablo Beltrán insistió en que los recursos bélicos que usa el ELN los consiguen en combates y que ellos mismos elaboran sus explosivos.

En todo caso, El Tiempo estableció que tanto el asunto de las armas como el de las cajas Clap son investigados por al menos cuatro gobiernos. Y en ese último acápite aparece de manera insistente el nombre del empresario barranquillero Álex Saab.

En vilo captura del ‘rey’ de los suministros

El empresario Álex Saab, señalado testaferro de Nicolás Maduro y cuyo paradero se desconoce, logró evadir el viernes una orden de captura en su contra. En efecto, un juez de garantías de su natal Barranquilla negó la solicitud de medida de aseguramiento que la Fiscalía presentó en el proceso que le sigue por lavado de activos, enriquecimiento ilícito y contrabando. 

Para el funcionario judicial, la no comparecencia de Saab no se puede asumir como una obstrucción a la justicia ni como un riesgo para el caso, debido a que su defensa ha acreditado que no reside en Colombia. 

Además, el juez argumentó que sus abogados han atendido todos los requerimientos de la justicia. La decisión frena la solicitud de circular roja que la Fiscalía estaba a punto de solicitar contra Saab, a quien el Departamento del Tesoro de Estados Unidos también le sigue la pista por su relación con las cajas Clap que sus agentes investigan.