La iglesia de San Sebastián de Negombo, situada al oeste de Sri Lanka, fue una de las estructuras afectadas por la ola de explosiones que este domingo sacudió varios templos cristianos en distintas partes del país asiático, y causó al menos 200 muertes y más de 500 heridos.

Foto: Cortesía

En la imagen tomada antes de la deflagración se aprecia el interior del templo durante la celebración de la misa de Pascua. La fotografía posterior al ataque recoge el caos entre los feligreses, que tratan de socorrer a los heridos, en medio de un caos de escombros.

También se pueden observar los destrozos ocasionados en las paredes del edificio religioso. 

Un total de seis explosiones se registró en tres hoteles y en tres templos cristianos. Aunque se desconoce la causa del ataque, las autoridades creen que fue obra de atacantes suicidas. De momento, ningún grupo se ha atribuido la responsabilidad.

Foto: Cortesía

Foto: Cortesía