Yanomami

A medida que el gobierno de Brasil continúa lidiando con la supresión de un aumento de la minería ilegal de oro en el Amazonas, los Yanomami, una comunidad indígena que habita en una de las reservas más grandes de la región, continúan sufriendo la contaminación por mercurio en sus ríos.

El 3 de abril, la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) y el Instituto Socioambiental publicaron un estudio conjunto que muestra que 94% de las personas que viven dentro de nueve comunidades de Yanomami han sido contaminadas con altos niveles de mercurio en sus cuerpos. Sin embargo, el alcance real de la devastación puede ser mucho peor, ya que solo 287 de los 31.000 indígenas Yanomami participaron en la encuesta.

Las muestras de cabello recogidas de comunidades cercanas a sitios mineros ilegales en el norte del estado de Roraima mostraron los niveles más altos de exposición al metal pesado. En lugares como Caju, Castanha, Ilha y otros, los investigadores vieron tasas de contaminación alarmantes, muy superiores a los límites establecidos por la Organización Mundial de la Salud.

Yanomami
Los Yanomami reciben atención en la Tierra Indígena (Fernando Frazão/Agência Brasil cortesía)

La minería, que utiliza maquinaria pesada como reexcavadoras y barcazas, no solo contamina los ríos y el suelo con mercurio, sino que también induce alteraciones significativas en el ecosistema local. Los animales esenciales para la dieta de los pueblos indígenas, como los tapirs y las pacas, son expulsados, y el cultivo se vuelve inviable debido a la concentración de mercurio en el suelo.

El mercurio es utilizado a gran escala por los mineros de oro para hacer que el oro se agrunte y, por lo tanto, facilitar la separación de los otros sedimentos que se encuentran en los lechos de los ríos y arroyos locales. La exposición a altos niveles de mercurio puede afectar a la vista, la audición, la memoria y provocar enfermedades más graves.

Basándose en sus hallazgos, los investigadores produjeron una serie de recomendaciones para mejorar la calidad de vida de los Yanomami. Entre las acciones de emergencia prioritarias se encuentran el cese inmediato de la minería y el uso de mercurio por parte de los mineros, la expulsión de todos los invasores de tierras del territorio indígena y la construcción de puestos de salud en lugares estratégicos dentro de la reserva.

Desde mediados de febrero de 2023, cuando el presidente Luiz Inácio Lula da Silva asumió el cargo, el gobierno brasileño ha llevado a cabo docenas de incursiones en el territorio de Yanomami por parte de las fuerzas de seguridad en un esfuerzo por eliminar a mineros ilegales, madereros y ganaderos. Pero aún así, la situación de los Yanomami sigue siendo crítica, ya que muchos mineros siguen siendo. Según el Ministerio de Pueblos Indígenas, el número de invasores de tierras ha caído de 20 000 al comienzo de las operaciones a entre 6.000 y 7.000 en la actualidad.

Contaminación por mercurio en la tierra de Yanomami causada por la minería ilegal. Foto: Leo Otero/MPI y Fernando Frazão/Agência Brasil cortesía

Los Yanomami

En un anuncio el lunes, el gobierno brasileño declaró su intención de continuar las operaciones en el territorio de Yanomami, movilizando a 800 soldados para completar la desintrusión del territorio.

De enero a marzo de este año, los equipos militares proporcionaron atención médica de emergencia y transportaron más de 15.000 cestas de alimentos, además de apoyar a las fuerzas policiales en la lucha contra el crimen en la región.

En marzo, el presidente Lula asignó un crédito de mil millones de dólares reales (200 millones de dólares) para garantizar la continuidad de la seguridad y la ayuda alimentaria para la población indígena en el Amazonas.

Por Thiago Alves en Brazil Reports.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!