La Cámara de Representantes de Estados Unidos votará este miércoles para designar a los legisladores que actuarán como fiscales en el juicio político contra el presidente Donald Trump y enviar los cargos al Senado para el comienzo del proceso, indicó la presidenta de la Cámara, la demócrata Nancy Pelosi.

Pelosi comunicó primero su decisión en un encuentro a puerta cerrada con los legisladores de su partido en el Congreso este martes.

«El pueblo estadounidense merece la verdad, y la Constitución exige un juicio. La Cámara procederá ahora con un voto para transmitir los artículos del juicio político. Además, nombrará a los fiscales el miércoles 15 de enero», afirmó poco después en un comunicado.

De este modo, se hará efectiva la entrega de los cargos de obstrucción al Congreso y abuso de poder contra el mandatario por presionar a Ucrania para que investigara a su rival político, el ex vicepresidente Joe Biden, actual precandidato demócrata a las elecciones del próximo noviembre.

Por su parte, los demócratas de la Cámara Baja nombrarán a los llamados managers of impeachment. Estos son los miembros de ese hemiciclo que harán de fiscales en el proceso de destitución.

Impeachment

La Cámara de Representantes aprobó el pasado 18 de diciembre los cargos contra Trump, con lo que dio luz verde al «impeachment»; así se denomina en inglés el juicio político, que tendrá lugar en el Senado, dominado por los republicanos.

Desde entonces, Pelosi ha estado aplazando la entrega formal de las acusaciones a la Cámara Alta porque quiere que los republicanos garanticen antes que habrá nuevos testigos en el juicio político, entre ellos, dos que los progresistas consideran claves: el ex asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, y el jefe de gabinete, Mick Mulvaney.

Algo a lo que por el momento se ha opuesto el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, quien decidirá cuándo empieza el proceso.

«El pueblo estadounidense entenderá por completo que la decisión de comenzar el juicio sin testigos o documentos es puramente una maniobra de encubrimiento. El líder y el presidente tiene miedo de que más hechos salgan a la luz», subrayó Pelosi.

Con o sin testigos, es difícil que el juicio político contra Trump acabe con una decisión negativa para el mandatario; la mayoría está representada por los republicanos.

El caso contra Trump surgió después de una queja de un informante al sistema de inteligencia del país sobre una llamada telefónica con el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski. El hecho se dio para que este hiciera investigaciones contra Biden y su hijo Hunter por presunta corrupción en el país europeo.

La oposición demócrata dijo que Trump condicionó la entrega de casi 400 millones de dólares en ayuda a Ucrania, además de la programación de una reunión en la Casa Blanca con Zelenski por su exigencia de que Kiev anunciara públicamente que planeaba investigar a Biden.