Kuczynski
Kuczynski renunció a la Presidencia en marzo de 2018 y fue sucedido por su primer vicepresidente, Martín Vizcarra | EFE

El ex presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, de 80 años de edad, seguirá bajo arresto domiciliario mientras que se le investiga por actos de corrupción. Esto, después de que la justicia desestimara el pedido fiscal de que ingresara en prisión por incumplir normas de conducta durante su detención.

Así, el ex presidente, quien esta jornada fue ingresado de emergencia en una clínica limeña mientras el juez dictaba la resolución, aquejado de un cuadro de hipertensión, podrá seguir en su casa de Lima, al tiempo que avanzan las pesquisas en su contra, que están vinculadas con el caso Lava Jato en Perú.

El juez Jorge Chávez, del Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional Permanente, desestimó el pedido fiscal al considerar que «no es lógico ni razonable que todo trato en la casa de Kuczynski obedezca al fin de tener actividad política, a menos que la Fiscalía lo demuestre».

Chávez apuntó que no es responsabilidad del ex presidente saber qué personas son testigos o investigados por el Ministerio Público, cuyo contacto está prohibido en las normas de conducta impuestas a Kuczynski.

El fiscal José Domingo Pérez argumentó su solicitud de cárcel para Kuczynski (2016-2018) en que precisamente habría incumplido estas normas al recibir a testigos de las investigaciones que lleva a cabo por el caso Lava Jato, entre ellos, los parlamentarios ex oficialistas Carlos Bruce y Gilbert Violeta.

A su vez, está el caso de la visita de la vicepresidenta Mercedes Aráoz, quien días antes del pedido fiscal decidió renunciar a la bancada oficialista de Peruanos por el Kambio en el Congreso, debido a un distanciamiento público con el mandatario Martín Vizcarra, pues tomó la determinación de adelantar las elecciones un año.

Pérez señaló en la audiencia que «existe plena convicción de que Pedro Pablo Kuczynski merece la prisión preventiva» y descartó que la Fiscalía tenga intereses políticos o sea inhumana.

Defensa activa

La defensa de Kuczynski, César Nakazaki, descartó que se hayan violado las reglas de conducta, entre ellas, la de realizar actividad política, ya que las visitas que recibió fueron de amigos de toda la vida y eso no demuestra que haya sido una reunión de carácter político.

«El señor fiscal lo único que tiene con el registro de visitas es que lo fue a visitar la vicepresidenta, pero la naturaleza de la reunión, ¿cómo la prueba?», cuestionó.

El juez considera que extender la prohibición de visitas a personajes no comprendidos en la investigación por la cual se dictó arresto domiciliario al ex presidente sería irracional y abusivo.

El ex mandatario se encuentra bajo arresto domiciliario desde abril pasado, luego de que un tribunal anulase la prisión preventiva por 36 meses que se dictó en su contra, y a cambio le diese la medida coercitiva de arresto en su inmueble, debido a que padece de una dolencia cardíaca que le puede causar muerte súbita.

Kuczynski padece taquicardia ventricular esporádica, con riesgo de descompensación ante situaciones de estrés, que puede causar fibrilación ventricular y muerte súbita, según el informe de la clínica donde recibe los cuidados.