Después de dos días de conocerse el fallo de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, que ordena la libertad de Jesús Santrich y la no extradición, el ex comandante guerrillero de las FARC salió de la cárcel La Picota este viernes, pero inmediatamente fue recapturado.

Aunque se cumplió el habeas corpus ordenado por Tribunal Superior de Bogotá, contra el ex jefe guerrillero había una orden de captura porque  si bien la JEP ordenó no continuar el trámite de extradición, dijo que la investigación por narcotráfico sigue vigente y debe ser investigada en Colombia.

La orden la dictó un juez de garantías a petición de la Fiscalía General de la Nación.

A Santrich se le vio decaído, en silla de ruedas y rodeado por guardias del  Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario de Colombia. Esto, después de 13 meses en prisión como consecuencia del proceso en su contra por presuntamente participar de un envío de cocaína a Estados Unidos.

La JEP ordenó el miércoles la libertad del ex jefe de las FARC, Seuxis Paucias Hernández Solarte, conocido como Jesús Santrich.

También decidió frenar la extradición a Estados Unidos de Santrich, por considerar que no hay pruebas que determinen la fecha en la que presuntamente habría conspirado para enviar 10 toneladas de cocaína a ese país. 

La boleta de salida del ex comandante de las FARC fue firmada por la Fiscalía, acatando la decisión de la JEP, tras la renuncia de Néstor Humberto Martínez el miércoles en la noche, y comunicada el mismo día al para comenzar el trámite de la liberación.

Fue liberado después de casi 48 horas de la firma de la boleta de libertad por la Fiscalía. En las afueras de la cárcel La Picota ha habido tensión debido a que Santrich se autoinfligió heridas leves, de las cuales ya se encuentra fuera de peligro. 

El Tribunal de Bogotá ordenó su libertad inmediata y pidió investigar a las autoridades que demoraron su salida.