Helga Schmidt, secretaria general del Servicio Exterior de la Unión Europea, insistió este martes en que una intervención militar no es una opción para la salida a la crisis en Venezuela sino el llamado a elecciones.

“Estamos tratando de encontrar la manera de continuar el camino para llegar a una solución diplomática y a las elecciones presidenciales”, dijo Schmidt en un encuentro con periodistas en Buenos Aires.

La diplomática aseguró que la UE no cree en intervenciones militares porque siempre involucran sufrimiento humano.

“Nuestro objetivo es muy claro: queremos llegar a una solución diplomáticamente negociada”, indicó.

Destacó que el grupo de contacto internacional que ha impulsado la UE para hablar con las partes en Venezuela trabaja estrechamente con el Grupo de Lima, porque comparten los mismos objetivos, centrados en una convocatoria a comicios libres en Venezuela.

Recordó que el grupo de contacto liderado por la UE no realiza una mediación, sino que busca preparar el camino para una solución pacífica del conflicto.

«Nosotros no somos neutrales. No estamos mediando. Nuestra posición es muy clara. Hemos declarado que Maduro no tiene legitimidad y que el único cuerpo legalmente constituido es la Asamblea Nacional”, señalo.