Protestas-Chile-Santiago
Del total de fallecimientos, cinco de ellos ocurrieron presuntamente a manos de agentes del Estado | EFE

Un edificio patrio en el centro de Santiago de Chile se incendió este viernes cerca de la Plaza Italia, donde cientos de miles de personas se manifestaban en el día que se cumplen tres semanas de protestas en el país.

El fuego se propagó rápidamente entre el segundo y el tercer piso del inmueble, que servía de rectoría y decanato de varias facultades de la Universidad Pedro de Valdivia.

La columna de humo que emanaba del incendio era fácilmente visible desde varios puntos de la capital chilena. Mientras, numerosas compañías de Bomberos Voluntarios se apuraban para llegar al lugar y luchar contra las llamas, que engulleron la mayor parte del edificio.

Los carros de Bomberos tuvieron que cruzar por el medio de la multitudinaria manifestación de Plaza Italia. Los ciudadanos congregados abrieron paso rápidamente para dar acceso hacia la emergencia, que se encontraba a dos cuadras de la movilización.

Los bomberos controlaron las llamas en una hora e incluso fueron ayudados por los propios manifestantes con las mangueras y aparatos de extinción.

Parte del techo del edificio, que anteriormente fue ocupado por el Comité Olímpico de Chile, cedió durante las tareas de extinción. Una vez desplegadas las numerosas unidades de bomberos, se centraron en intentar que las llamas no se propagaran a los edificios colindantes.

Felipe Guevara, el intendente de la región Metropolitana, dijo a la televisión nacional chilena que un grupo de encapuchados entró al edificio ubicado en el entro de Santiago y, tras saquearlo, le prendió fuego.

El rector de la Universidad Pedro de Valdivia, Rafael Rosell, señaló a ese mismo medio que es muy triste para Santiago perder su patrimonio. «Un hecho así ocasiona un daño muy grande a la comunidad», dijo.

La protesta de este viernes se convocó con la idea de replicar la masiva movilización del pasado viernes 26 de octubre. Esa vez, 1,2 millones de personas se agolparon en la céntrica plaza de Santiago para mostrar su descontento hacia la desigualdad social y pedir la renuncia del presidente Sebastián Piñera.

Las protestas se iniciaron el 18 de octubre en respuesta a la subida del precio de pasaje de Metro. Pero se convirtieron luego en un clamor popular contra el gobierno y el desigual modelo económico del país.

Hasta la fecha se registran 20 víctimas fatales, seis de ellas extranjeras, y más de 1.800 heridos.