El Ministerio de Exteriores de Sri Lanka considera que podría haber al menos 27 extranjeros entre los 207 fallecidos por la serie de atentados de este domingo en el país.

Ravinatha Aryasinha, secretario de Relaciones Exteriores, informó que 27 de los cadáveres parecen ser de extranjeros, aunque por el momento sólo han podido confirmar la identidad de cinco de ellos.

Agregó que otros cinco extranjeros se encuentran en paradero desconocido sin aportar más detalles sobre las nacionalidades de las posibles víctimas.

Hasta ahora el número de muertos por la serie de ocho explosiones ocurridas en Sri Lanka asciende a 207, mientras que otras 450 personas resultaron heridas, de acuerdo con la información de Ruwan Gunasekara, portavoz de la Policía de Sri Lanka.

Las primeras seis explosiones se produjeron de forma simultánea en al menos tres hoteles de lujo en Colombo y también en una iglesia de la capital, otra en Katana, en el oeste del país, y la tercera en la oriental Batticaloa.

Horas después, una séptima detonación tuvo lugar en un pequeño hotel situado a unos cien metros del zoo de Dehiwala, a una decena de kilómetros al sur de la capital, y la última en un complejo residencial en Dematagoda, también en Colombo.

Las autoridades locales vincularon las dos últimas explosiones a que los posibles autores de las masacres estaban intentando escapar de las fuerzas de seguridad y aseguraron que por ahora se han registrado al menos siete arrestos.