El gobierno de Nicolás Maduro firmó este miércoles en Viena el acuerdo de alerta contra tsunamis con la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (OTPCE) para mejorar sus capacidades de preparación y respuesta ante los maremotos.

La nación es el vigésimo país que firma este acuerdo con la OTPCE, un organismo del sistema de Naciones Unidas que cuenta con una amplia red de estaciones de medición para detectar detonaciones nucleares en tierra, mar y aire.

El acuerdo fue firmado en la sede de la ONU en Viena por Roberto Betancourt, director de la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas (FUNVISIS), y por el director ejecutivo de la OTPCE, el australiano Robert Floyd.

Según explica la OTPCE en un comunicado, Venezuela mejora así sus capacidades de preparación y respuesta ante catástrofes naturales como los maremotos y sus enormes olas.

La FUNVISIS recibirá a partir de ahora directamente datos casi en tiempo real de las instalaciones del sistema internacional de vigilancia de la OTPCE, que tiene 337 instalaciones, entre ellas 164 estaciones sísmicas e hidroacústicas.

Según FUNVISIS, más del 80 % de la población de Venezuela reside en zonas propensas a la actividad sísmica.

«Me complace que Venezuela haya dado este importante paso para mejorar su capacidad nacional de gestión de riesgos. Seguimos comprometidos a colaborar con nuestros Estados signatarios para construir un mundo más seguro para las generaciones presentes y futuras», señaló Floyd en el comunicado.

Venezuela es el vigésimo país y el tercer Estado de América Latina y el Caribe, después de Chile y Honduras, que ultima un acuerdo de alerta de tsunamis con la OTPCE.

Entre los demás signatarios de este acuerdo, destacan países como Rusia, Estados Unidos, Japón, Francia, España y Turquía.

El país, que ratificó el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBT) en 2002, alberga dos estaciones sísmicas auxiliares situadas en Puerto la Cruz y Santo Domingo.

Además de la misión principal de vigilancia de posibles ensayos nucleares, los datos recogidos por las estaciones de la OTPCE ofrecen una amplia gama de aplicaciones civiles y científicas.

Por ejemplo, pueden utilizarse para identificar terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas y contribuir a la investigación sobre el cambio climático, asegura el organismo.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!