Destitución de Joe Biden - sobre Gaza
ANDREW CABALLERO-REYNOLDS / AFP

El gobierno de Estados Unidos anunció este jueves un paquete de financiación por 15,5 millardos de dólares para que las instalaciones de fabricación de automóviles se adapten a la manufactura de vehículos eléctricos.

La Casa Blanca informó a través de un comunicado de este plan del Departamento de Energía (DOE, por sus siglas en inglés) que buscará reequipar las fábricas existentes para la transición a la fabricación de vehículos eléctricos y también fomentar que estas ofrezcan buenos empleos en este sector.

«Los fondos del DOE modernizarán las instalaciones de fabricación de automóviles existentes en todo el país, ampliarán y retendrán empleos bien remunerados en la fabricación de automóviles y reforzarán las cadenas de suministro nacionales», dijo en su nota.

Se pondrán a disposición de las empresas 2 millones en subvenciones y hasta 10 millones en préstamos para apoyar proyectos de conversión que retengan empleos de alta calidad en las comunidades que actualmente alberguen instalaciones de fabricación de vehículos.

Para recibir estas subvenciones las compañías recibirán una puntuación y esta será más alta para aquellas con proyectos que mantengan acuerdos de negociación colectiva y para las que tengan trabajadores con salarios elevados, destacó la Casa Blanca, a pocos días de que el país celebre el próximo lunes el Día del Trabajo.

Igualmente, el plan pondrá a disposición 3,5 millardos en fondos para expandir la fabricación nacional de baterías para vehículos eléctricos y la red nacional, así como materiales y componentes de baterías actualmente importados de otros países.

Este plan se suma a los esfuerzos del gobierno de Biden por fomentar la transición hacia vehículos menos contaminantes y está dentro de sus objetivos de que para el año 2032 67% de los automóviles y 46% de las furgonetas vendidos en el país sean eléctricos.

En abril el gobierno de Biden anunció nuevas medidas para reducir las emisiones contaminantes del transporte, nuevas reglas que dificultarán la producción de vehículos de gasolina e impulsarán la venta de automóviles eléctricos, una de las grandes apuestas del presidente para combatir la crisis climática.

En agosto de 2021, Biden anunció medidas para que en 2023 50% de todos los vehículos (incluyendo vehículos, todocaminos SUV, furgonetas y camionetas) vendidos en Estados Unidos fueran eléctricos.

Según datos de la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés), la venta de vehículos eléctricos se ha triplicado y el número de modelos disponibles se ha duplicado desde que Biden llegó a la Casa Blanca en enero de 2021.

Además, ya hay más de 130.000 cargadores eléctricos públicos en las carreteras estadounidenses, 40% más que en 2020.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!