Foto: EFE/ Rey R. Jauregui

Marcelo Ebrard, canciller de México, dijo que el país frenó el 56% del flujo migratorio irregular hacia Estados Unidos desde mayo. El diplomático revisará la próxima semana en Washington los compromisos a los que se han llegado después de que el presidente Donald Trump amenazara con imponer aranceles.

El canciller viajará el lunes para entrevistarse en la Casa Blanca con el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado, Mike Pompeo. En el encuentro dará seguimiento a una serie de compromisos acordados el pasado 7 de junio.

«México seguirá esa estrategia. No espero que haya una amenaza arancelaria, pues hay una reducción del 56%» en aprehensiones de migrantes del lado estadounidense de la frontera entre mayo y agosto, declaró.

«Urgimos al gobierno de Estados Unidos a respaldar la estrategia de México», afirmó Ebrard.

La cancillería indicó que la cifra proviene de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, aunque esa agencia todavía no ha publicado sus datos para agosto.

A finales de mayo, Trump amenazó con imponer aranceles progresivos a México hasta llegar a 25%. La medida sería en caso de que el país no frenara el paso de migrantes indocumentados, después de que Estados Unidos registrara cifras récords de detenciones de familias en su frontera sur.

Luego de extenuantes jornadas de negociaciones encabezadas por Ebrard, se llegó a un acuerdo que dejó en suspenso la amenaza arancelaria. Tras una primera evaluación del acuerdo a los 45 días, los dos países quedaron en realizar una segunda revisión a los 90 días, cumplidos el jueves.

 «La estrategia está funcionando»

Una de las principales exigencias de Washington fue que México se convirtiera en un tercer país seguro en el que los migrantes pedirían asilo en vez de solicitarlo a Estados Unidos. El gobierno mexicano lo rechazó tajantemente.

«La estrategia mexicana está funcionando. No vamos a aceptar ser tercer país seguro porque va en contra de los intereses de México. Es injusto para nuestro país», advirtió Ebrard al señalar que desconoce si Washington insistirá en el reclamo.

Señaló que México desplegó un total de 25.451 guardias nacionales en las fronteras norte y sur para frenar el flujo de migrantes. También amplió su política de aceptar la devolución de migrantes que piden asilo en Estados Unidos mientras sus casos son procesados.

El gobierno mexicano reiterará ante los funcionarios estadounidenses que la estrategia para combatir la migración irregular debe ser fomentar el desarrollo económico de América Central. Insistirá en que Washington cumpla con sus compromisos de financiamiento en la materia.

«Queremos que sea una relación de amistad, de cooperación para el desarrollo de ambos países», expresó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El izquierdista llegó al poder en diciembre prometiendo una política más flexible hacia los migrantes. Sin embargo, ha tenido que adoptar una estrategia más dura frente a las amenazas de Trump.

Su homólogo estadounidense manifestó que México ha hecho un gran trabajo para frenar el tráfico de migrantes. En las últimas semanas no ha vuelto a levantar la carta de los aranceles.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!