FARC
Los ex jefes guerrilleros de las FARC que anunciaron el rearme aparecieron en un nuevo video | Foto: Captura video

Después del anuncio del regreso a las armas de Iván Márquez y Jesús Santrich, ex comandantes de las FARC, el partido nacido tras la firma del acuerdo de paz decidió expulsarlos.

Un comunicado del Consejo Político señala: «El anuncio del rearme desconoce nuestras instancias de dirección nacional, nuestros principios organizativos de dirección colectiva y centralismo democrático, los postulados disciplinarios establecidos en el Estatuto, en el Código de Ética. En fin, todos los lineamientos políticos y principios en materia disciplinaria, aprobados en el Congreso Constitutivo del Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, FARC”,

La decisión del partido, que se dio a conocer este miércoles, se da casi mes y medio después de que los exguerrilleros de las FARC reaparecieron en un video. En el audiovisual afirmaron que es necesaria “una nueva etapa de lucha armada” ante la traición del Estado al acuerdo de paz de La Habana.

El proceso comenzó el 4 de septiembre, cuando la Comisión Nacional de Ética y Disciplina del Partido FARC pidió a la directiva la expulsar del movimiento político a quienes aparecían en el video.

En el documento argumentan que FARC es un partido comprometido con la paz, “la lucha política y la transformación civilizada de ideas”.

También expulsaron a José Manuel Sierra Sabogal, Aldinever; José Vicente Lesmes, Walter Mendoza; Hernán Darío Velásquez Saldarriaga, el Paisa, y Henry Castellanos Garzón, Edison Romaña.

Ofensa

El partido rechazó que el movimiento de los expulsados use el nombre de la extinta guerrilla y del hoy partido político. Lo considera una ofensa a su prestigio, construido durante años de lucha,  sacrificios y «sangre ofrendada por la paz del pueblo”.

En el comunicado también destan que la mayoría de los ex combatientes están comprometidos con la paz.

“Desde el Partido FARC reafirmamos nuestro compromiso con Colombia para seguir aportando en la construcción de una paz completa, estable y duradera. Cumpliendo con los compromisos adquiridos con la firma del tratado de paz”, concluye el documento.