El grupo del exilio Asamblea de la Resistencia Cubana comenzó este jueves en Miami, Estados Unidos, una recolección de firmas para llevar ante un tribunal internacional al ex gobernante cubano Raúl Castro, al que considera «cómplice de los crímenes cometidos» en Venezuela y Nicaragua.

Este jueves se abrió un libro de firmas en las afueras del conocido restaurante Versailles, adonde habitualmente confluye una gran cantidad de cubanos, sobre todo del denominado «exilio histórico».

Con este cuaderno, en el que también es necesario poner la dirección y el teléfono del firmante, se aspira a reunir la mayor cantidad de rúbricas de personas que están de acuerdo con llevar a Castro ante la justicia por cometer «crímenes de lesa humanidad».

Según un comunicado de esta Asamblea, las firmas se sumarán a las miles que fueron recogidas en la petición que se le hizo al presidente de EE UU, Donald Trump, para que enjuicie a Castro por la «masacre de los Hermanos al Rescate, donde fueron asesinados tres ciudadanos estadounidenses: Carlos Costa, Armando Alejandre, Mario Manuel de la Peña y Pablo Morales, residente legal».

La Asamblea de la Resistencia Cubana, coalición de grupos opositores de dentro y fuera de la isla, dice apoyarse en la «ley 104-114, sección 116, cláusula (b) (3), existente de los Estados Unidos» para estos casos.

La recolección de las firmas, que terminará al mediodía de este viernes, funciona bajo la supervisión de la Comisión Internacional Fiscalizadora de Crímenes de Lesa Humanidad Justicia Cuba.

La petición alude a la muerte de cuatro pilotos de la organización Hermanos al Rescate, quienes despegaron del sur de Florida el 24 de febrero de 1996 y fueron derribados «en aguas internacionales», según la acusación, por aviones militares cubanos.

Junto al libro de firmas, según pudo comprobar Efe este jueves, se expone una fotografía de Raúl Castro con la leyenda «Se busca», y una composición fotográfica con los rostros de los cuatro pilotos de Hermanos al Rescate, una organización que se dedicó a localizar a personas en el mar durante la crisis migratoria de los «balseros» cubanos en la década de 1990.