Los motines en Cochabamba
Foto: Reuters

El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó que la democracia está en riesgo y calificó la situación de un golpe de Estado. “Hermanas y hermanos, nuestra democracia está en riesgo por el golpe de Estado que han puesto en marcha grupos violentos que atentan contra el orden constitucional”, indicó Morales en Twitter.

“Denunciamos ante la comunidad internacional este atentando contra el Estado de Derecho”, agregó.

Instó al pueblo boliviano a “cuidar pacíficamente la democracia para preservar la paz y la vida como bienes supremos por encima de cualquier interés político. La unidad del pueblo será la garantía para el bienestar de la patria y la paz social”.

Más que un pequeño grupo

Decenas de policías y ciudadanos se amotinan en departamentos de Bolivia y piden la renuncia del presidente Evo Morales.

El movimiento empezó en Cochabamba, tradicional bastión del mandatario. Allí la Unidad Táctica de Operaciones se rebeló.

Pidieron la renuncia del comandante departamental, Raúl Grandy, a quien relevaron del cargo por Jaime Edwin Zurita.

En un primer momento, el Comando General de la Policía Boliviana dijo que la situación en Cochabamba era un episodio aislado. En el Ministerio de Defensa esperaban que el mando de la policía pueda controlar la situación.