Estados Unidos está preparado para dialogar con Irán «sin condiciones previas», siempre que el régimen islámico «quiera comportarse como una nación normal», afirmó hoy el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

«Estamos preparados para involucrarnos en conversaciones sin condiciones previas, pero sin detener nuestros esfuerzos por terminar con las actividades malignas de esa república islámica», señaló Pompeo en una rueda de prensa junto a su homólogo suizo, Ignazio Cassis, luego de una reunión bilateral en Bellinzona (al sur de Suiza).

En el encuentro, celebrado en el castillo medieval de San Miguel, Pompeo aseguró que el presidente estadounidense, Donald Trump, no ha cambiado su postura respecto a Irán: «Ha expresado su intención de dialogar hace mucho tiempo, no solo en los últimos días». Añadió que las dificultades económicas iraníes »no están causadas por las sanciones, sino por 40 años de un régimen islámico que no cuida de su pueblo y que, en lugar de ello, usa sus recursos para destruir vidas, para apoyar a Hezbolá o para luchar en Siria, donde su apoyo al régimen ha causado 6 millones de desplazados».

«Todo esto ocurre mientras (en Irán) desarrollan su programa de misiles, mientras ponen gente en Venezuela. Es decisión de sus líderes negar a sus ciudadanos necesidades básicas a la vez que continúan sus esfuerzos expansionistas», afirmó. Pompeo recordó que Estados Unidos y Suiza mantienen un acuerdo para que el segundo represente al primero en Irán, ante la ausencia de lazos diplomáticos entre Washington y Teherán, y agradeció los esfuerzos de Berna al respecto, por ejemplo con visitas y atención consular a prisioneros estadounidenses en el territorio iraní.

El ministro de Exteriores suizo y consejero federal se ofreció a seguir esta labor mediadora, también ante unas posibles negociaciones, pero al mismo tiempo destacó el daño que causan a la población iraní las sanciones estadounidenses. «Queremos encontrar la manera de enviar ayuda humanitaria a Irán, especialmente medicinas y alimentos, y eso requiere la intervención de Estados Unidos» en forma de permiso para utilizar ciertos pagos en bancos bloqueados por las sanciones, declaró Cassis ante los periodistas.