Cuba recibirá a los reyes de España en su primera visita de Estado

En los actos por los 500 años de la fundación de La Habana el 16 de este mes estarán Nicolas Maduro y Daniel Ortega, pero los monarcas españoles ya se habrán ido

Los Reyes recorrerán La Habana Vieja y se detendrán en lugares como la Plaza de Armas, el Palacio de Segundo Cabo y el Palacio de los Capitanes Generales
Foto: Referencial Google

El rey Felipe VI y la reina Letizia viajarán a Cuba este lunes para iniciar la primera visita de Estado de un monarca español a ese país caribeño en 500 años.

El viaje, cuestionado tanto por la oposición española como por la disidencia cubana, incluirá encuentros con el presidente del país, Miguel Díaz-Canel, y otras autoridades, pero no con anticastristas.

El medio siglo de la fundación de La Habana -que se conmemora este mes- propició que finalmente se vaya a realizar este viaje de los reyes, al día siguiente de las elecciones generales en España.

Actos en Cuba con Maduro y Ortega

Los actos centrales de esa conmemoración serán el 16 de noviembre y contarán con la presencia de invitados como el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y el de Nicaragua, Daniel Ortega.

En esa fecha los reyes ya no estarán en Cuba. Fuentes diplomáticas comentaron que la visita real se realiza unos días antes para darle un perfil propio, debido a su carácter histórico e institucional.

Además subrayan que el viaje “no es una manifestación de apoyo a nada, sino una normalización de relaciones con un miembro de la comunidad iberoamericana con el que había una anomalía”.

El presidente Miguel Díaz-Canel les dará la bienvenida en la sede del Consejo de Estado.

Allí mismo les ofrecerá una cena oficial con unos 150 invitados. Al día siguiente serán los reyes quienes inviten al presidente y a otras autoridades cubanas a una cena en el Palacio de los Capitanes Generales.

No habrá encuentro con disidentes del régimen cubano, pero sí una reunión con representantes de la sociedad civil de la isla para conocer también su visión.

La agenda de los reyes de España

La agenda oficial incluye el día 12 una ofrenda floral ante el memorial de José Martí y, junto con Díaz-Canel, la firma del Acuerdo Marco de Cooperación País, que marca la hoja de ruta de la cooperación bilateral.

Los reyes visitarán en el Gran Teatro de La Habana la exposición de la Agencia Efe e Iberia sobre la historia gráfica de España y Cuba, y asistirán a una gala de danza en la que se rendirá homenaje a la bailarina y coreógrafa cubana Alicia Alonso, fallecida el mes pasado.

La reina se trasladará a la escuela-taller Gaspar Melchor de Jovellanos, fundada en 1992 con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional.

El 13 de noviembre recorrerán La Habana Vieja y se detendrán en lugares como la Plaza de Armas, así como en el Palacio de Segundo Cabo y el Palacio de los Capitanes Generales.

En este edificio condecorarán al historiador Eusebio Leal con la Gran Cruz de Carlos III Y se entregará a la ciudad un repostero con el escudo de La Habana hecho en la Real Fábrica de Tapices.

Ofrecerán después una recepción a la colectividad española en Cuba, a la que asistirán cerca de 1.000 personas, y el rey se reunirá a continuación con empresarios españoles con intereses en la isla para conocer los problemas de su día a día.

Aproximadamente 300 empresas españolas funcionan en Cuba, sobre todo en el sector turístico, donde operan en régimen mixto con el gobierno cubano 70% de las habitaciones.

La agenda de esa día se completa con su asistencia a dos presentaciones, el libro del español Javier Mariscal sobre los 500 años de La Habana y la obra El Guardián, una figura de guerrero realizada por Xavier Mascaró.

En la última jornada, el 14 de noviembre, visitarán en el Museo de Bellas Artes y el Centro de Inmunología Molecular antes de trasladarse a Santiago de Cuba, donde fuentes diplomáticas señalan que tendrá lugar el acto más emotivo del viaje, al rendir homenaje a los españoles caídos en 1898 en la guerra contra Estados Unidos.

Un homenaje similar habrá en la Loma de San Juan, donde dos días antes del hundimiento de la flota española hubo un encarnizado combate contra las tropas estadounidenses que precedió a la toma de la ciudad.