Las negociaciones para formar gobierno en España se desbloquearon este viernes después del anuncio de Pablo Iglesias, dirigente de la coalición izquierdista Unidas Podemos, en el que señala que no está dispuesto a formar parte de un gobierno de coalición con el jefe de gobierno Pedro Sánchez.

«No debo ser la excusa del PSOE para que no haya un gobierno de coalición de izquierdas. Estar o no en el Consejo de Ministros no será un problema siempre y cuando no haya más vetos y la presencia de Unidas Podemos en el gobierno sea proporcional a los votos», dijo Iglesias en un vídeo publicado en las redes sociales.

La presencia de Iglesias en un hipotético Ejecutivo de coalición era el principal obstáculo para llegar a un acuerdo, dijo el pasado jueves Sánchez en una entrevista televisiva.

Fuentes de UP indicaron que Iglesias está dispuesto a no formar parte de ese gobierno, siempre que su partido pueda elegir de entre sus miembros a quienes se sumen al gabinete.

A poco más 48 horas para que Sánchez se someta al debate para ser investido presidente del gobierno español, el desacuerdo con Iglesias se mantenía, pero en la actualidad se vislumbraba un posible acercamiento de posturas, que se confirmó con el anuncio del líder de UP. 

El proceso de investidura comenzará el próximo lunes, con el discurso de Sánchez, y la primera votación tendrá lugar un día después. Si el candidato no obtiene mayoría absoluta, habrá una segunda votación el siguiente jueves en la que le bastaría tener una mayoría simple.

El PSOE ganó las elecciones de abril con 123 diputados, pero lejos de la mayoría absoluta, que demandaba 176 parlamentarios, por lo que necesita el apoyo 42 legisladores del UP y de otros partidos menores para refrendar a Sánchez.