residencia, permiso humanitario
Foto Europa Press

Un total de 28.847 ciudadanos venezolanos se ha beneficiado del permiso de residencia por razones humanitarias que concede España en lo que va de 2019. Así lo informó el Ministerio del Interior de ese país y señaló que el registro abarca hasta el 31 de octubre.

Esta cifra supone 65,3% del total de los 44.163 expedientes de protección internacional instruidos y elevados a la CIAR (Comisión Interministerial de Asilo y Refugio) en los 10 primeros meses de este año. En todo 2018 se elevaron 12.889 expedientes a este órgano. Por tanto, las resoluciones en 2019 son ya más del triple.

Este año se han resuelto más de 4.000 solicitudes al mes, frente a las 1.074 en promedio de 2018. Aun así, en agosto de 2019 el sistema de protección internacional registró un número elevado de solicitudes pendientes de resolución. La cifra es de 127.520, de acuerdo con datos de la Oficina de Asilo y Refugio.

Residencia temporal

Precisamente, los venezolanos lideran el ranking de las nacionalidades de los solicitantes de asilo en España. Desde el 1º de enero hasta el 30 de septiembre de 2019, 28.429 ciudadanos de Venezuela pidieron protección internacional en España. Hasta esa fecha, se habían presentado 82.015 peticiones en total.

Teniendo en cuenta que Venezuela no está entre los países con mayores tasas de resoluciones favorables de asilo, en enero el Ministerio de Interior habilitó para los venezolanos la autorización de residencia temporal “por razones humanitarias”. El objetivo principal fue “reducir el stock” de peticiones pendientes de resolución.

En concreto, debido a la “compleja” situación que atraviesa el país, el gobierno español activó esta herramienta para aquellos ciudadanos venezolanos a los que se les hubiese denegado la protección internacional por la vía convencional desde el año 2014. Este permiso, cuya duración es de un año prorrogable a dos, está vigente en la Ley de Asilo y Refugio bajo la figura de “ayuda humanitaria”.

Estado lamentable

A su llegada al departamento en verano de 2018, el ministro del Interior español, Fernando Grande-Marlaska, tachó de “lamentable” el estado de la Oficina de Asilo y Refugio. También trazó un plan de choque para reforzar los recursos humanos y tecnológicos del órgano.

Está previsto que 231 funcionarios se incorporen a la Oficina. Esto no se producirá hasta que se ejecute el concurso público. Fuentes de Interior precisaron a Europa Press que se está produciendo una cobertura provisional con funcionarios interinos.

Antes de llegar a la CIAR, los expedientes pasan por esta oficina, que es la que se los remite tras examinarlos y admitirlos a trámite.

También plantea propuestas de autorización de residencia temporal por razones humanitarias. Luego la CIAR las debe elevar al Ministerio del Interior.