El gobierno español afirmó este jueves en un boletín que no tiene intención de entregar al líder opositor Leopoldo López luego de la orden de detención dictada por el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, y expresó su deseo de hallar una «solución a la mayor brevedad posible».

Madrid indicó que López; su esposa, Lilian Tintori, y su hija de 15 meses «se encuentran en la residencia del embajador de España en Caracas por voluntad propia».

Añadió que »confía en que las autoridades venezolanas respeten la inviolabilidad de la residencia del embajador español».

El gobierno de España admitió que la orden de detención dictada por el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela era «un movimiento judicial esperado».

En un posterior escrito del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación se informa que el embajador de España en Venezuela, Jesús Silva Fernández, «se ha reunido hoy con el ministro venezolano de Asuntos Exteriores, Jorge Arreaza, con quien ha tenido ocasión de analizar la situación».

«El gobierno de España confía en que las relaciones bilaterales entre ambos países no se verán afectadas por esta situación. Su deseo es que se pueda encontrar una solución a la mayor brevedad posible, dejando constancia de que en ningún caso contempla la entrega de Leopoldo López a las autoridades venezolanas ni su desalojo de la residencia del embajador», refiere la nota oficial de Exteriores.

Agrega: »El gobierno de España mantiene los cauces de comunicación abiertos con todas las partes y reitera su voluntad de contribuir de forma constructiva a una solución democrática y pacífica de la crisis venezolana, apoyando también los esfuerzos del Grupo Internacional de Contacto».

Un tribunal venezolano ordenó este jueves aprehender a López al considerar que burló el martes su arresto domiciliario.

A López, que apoyó el martes en las calles de Caracas un levantamiento militar contra Nicolás Maduro, se le revocó la medida de detención domiciliaria «por violarla flagrantemente», dice una nota de prensa difundida por el TSJ.

El tribunal señala que el opositor, privado de libertad desde 2014 y sentenciado a casi 14 años, también violó «la medida referida a la condición relativa a pronunciamientos políticos por medios (de comunicación) convencionales y no convencionales, nacionales e internacionales».

El ministro de Exteriores español, Josep Borrell, había declarado a Efe horas antes que López se encontraba como «huésped» en la residencia del embajador de España en Venezuela y que «no está como asilado» hasta que se aclaren «los pasos a seguir».

«De acuerdo con la legislación española, las demandas de asilo se tienen que producir en territorio español, por lo tanto el señor López no está como asilado, está simplemente como un huésped de la embajada hasta que se aclaren cuáles son los pasos a seguir», dijo Borrell en Ammán, donde hace visita.

Precisó que López «no ha formulado una demanda de asilo, que además para formularla tendría que efectuarla desde el territorio español de acuerdo con nuestra legislación».