Porto Velho, Amazonia
Foto: EFE

La tensión diplomática que se vive actualmente entre Brasil y Francia debido a los incendios en la Amazonia no ha llegado aún al pujante comercio bilateral entre ambas naciones.

«Los asuntos ambientales tienen patrones globales que no se pueden dejar de atender» y son temas que centra el interés de los empresarios en toda Europa, explicó a Efe Sandrine Ferdane, presidente de la Cámara de Comercio e Industria Francia-Brasil.

Con inversiones por unos 29.000 millones de dólares en Brasil y un comercio bilateral que superó los 6.000 millones de dólares en 2018, Francia es uno de los socios comerciales más importantes del gigante sudamericano.

Además, es el principal empleador extranjero en el país tropical con 500.000 brasileños empleados.

A pesar de los fuertes lazos que unen comercialmente a las dos naciones, la guerra verbal entre el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y el de Francia, Emmanuel Macron, ha repercutido en el ambiente de negocios.

«Tiene repercusión. Las empresas acompañan lo que está pasando en el Amazonas», aseguró Ferdane.

No obstante, pidió calma para analizar los posibles impactos en la fluida relación económica entre ambos países.

«Brasil es un país relevante para las empresas francesas y esas compañías tienen un fuerte impacto en la economía de Brasil», destacó la presidente de la Cámara de Comercio e Industria Francia-Brasil.

«Es el tiempo de recordar esa trayectoria y de no quedarse en el momento. Eso es lo que consideran las empresas», agregó.

Para Ferdane, es difícil tener una visión clara y definitiva de la situación actual en el denominado pulmón vegetal del mundo, por lo que hay que «acompañar» y esperar a que «baje la marea».

Tensión diplomática

La tensión diplomática entre Brasil y Francia ocurrió por los embates verbales entre Bolsonaro y Macron a cuenta de los incendios de la Amazonia.

El presidente galo afirmó el viernes pasado, en plena Cumbre del G7, que Francia no respaldará el acuerdo de libre comercio anunciado hace dos meses por la Unión Europea y el Mercosur.

Esto, debido a que Bolsonaro supuestamente le mintió cuando dijo que Brasil cumpliría todos sus compromisos ambientales.

En su opinión, fue puesto en duda por la multiplicación de los incendios en la Amazonia.

El gesto del mandatario francés fue considerado por Bolsonaro como un «aprovechamiento» de Macron para intentar «presentarse frente al mundo como la única persona interesada en proteger el medioambiente».

Bolsonaro «minimizó» la soberanía de Brasil, al sugerir que la Amazonia sea sometida a una suerte de gestión internacional.

84.957 incendios forestales

Datos oficiales indican que la región amazónica ha registrado más de la mitad de los 84.957 incendios forestales detectados en Brasil.

La mayoría de ellos en la Amazonia entre enero y agosto de este año. Una cifra 75% superior a la del mismo período de 2018.

De los 27.000 focos de incendio registrados en la Amazonia brasileña, solo en agosto, la mayoría está se relaciona con la deforestación en la región.

La misma, alcanzó 2.254,8 kilómetros cuadrados en julio, un volumen de 278% superior al del mismo mes del año anterior.