nicaragua corteidh
Foto: AP /Alfredo Zuniga

La embajadora de la Unión Europea (UE) en Managua, Bettina Muscheidt, abandonó este sábado Nicaragua tras ser expulsada y declarada «non grata» por el gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega, informaron a EFE fuentes diplomáticas.

La diplomática, de origen alemán, abordó un avión comercial con destino a México, donde haría escala para llegar a París (Francia), y luego a Bruselas (Bélgica), sede de la UE, indicó la fuente.

La embajadora europea la interpelaron el miércoles pasado por la Cancillería nicaragüense. Así lo confirmó el portavoz del alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, Peter Stano.

Medios de comunicación de Nicaragua en el exilio, que citaron fuentes vinculadas al Parlamento Europeo, informaron ese día que el gobierno de Ortega ordenó la expulsión de Muscheidt del país centroamericano.

La oficina de prensa de la delegación de la UE en Managua no negó ni confirmó la información ante consultas de EFE.

Según la prensa local, el gobierno sandinista notificó de forma verbal a la diplomática alemana de su condición de «non grata» por supuesta «injerencia e irrespeto a la soberanía nacional» de parte de la UE.

La noticia de la expulsión de la embajadora Muscheidt se dio luego de que el pasado lunes pasado la delegación de la UE ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) exhortara al gobierno de Ortega a «devolver la soberanía de Nicaragua al pueblo nicaragüense» y a «restaurar la democracia» en el país.

Embajadora de la UE deja Nicaragua

La delegación también exigió a las autoridades nicaragüenses «poner fin a toda represión, incluida la represión contra los opositores políticos, el clero, los medios de comunicación independientes, la sociedad civil y los defensores de los derechos humanos, y garantizar el pleno respeto de los derechos humanos, incluida la libertad de reunión, asociación, expresión y religión o creencias».

Una semana atrás, el Parlamento Europeo aprobó por mayoría una resolución sobre la situación de Nicaragua, «en particular la detención del obispo Rolando Álvarez», en la que -entre otras cosas- exigen la liberación inmediata del líder religioso y de todos los «presos políticos».

Hasta ahora, el gobierno de Nicaragua no ha emitido una comunicación oficial al respecto.

Las relaciones entre Nicaragua y la UE se han mantenido tensas en los últimos cuatro años debido a sanciones establecidas por Europa a familiares y allegados del presidente Daniel Ortega, así como funcionarios e instituciones del gobierno, por señalamientos de violaciones a los derechos humanos.

Desde abril de 2018 Nicaragua vive una crisis sociopolítica que en su primer año dejó al menos 355 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La crisis se agudizó en noviembre pasado con la reelección de Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, con siete rivales de la oposición en la cárcel y dos en el exilio, tras lo cual se desató una segunda ola de cientos de miles de migrantes hacia el exterior.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!