Foto: Cortesía

El papa Francisco afirmó hoy que detrás de la explotación del medioambiente, de la deforestación y la destrucción de la biodiversidad se encuentra «la corrupción», al responder sobre si los gobiernos de la región del Amazonas están haciendo lo suficiente para proteger esta zona.

El papa respondió de esta manera a los periodistas en la rueda de prensa, de regreso de su viaje a Mozambique, Madagascar y Mauricio donde la deforestación y la protección del medioambiente fue un tema central.

«La mayor explotación que se da hoy, no solo en África sino en todo el mundo, es en el medioambiente, con la deforestación y la destrucción de la biodiversidad. Algo que es tan necesario para la humanidad», denunció.

Relató que hace algunos días unos marineros le explicaron que en varios meses habían recogido en una barca, «no más grande que este avión», seis toneladas de plástico. También recordó que en el Vaticano han prohibido el uso del plástico.

Explicó que lo que más ilusión le hace es que esta lucha por defender el medioambiente venga de los jóvenes. Además destacó que el acuerdo sobre el clima de París fue muy importante.

A los periodistas relató su pesar cuando vio el video del rompehielos que atravesaba el polo norte sin problemas, donde antes había un glaciar.

Al recordarle que la pregunta era sobre si los gobernantes están haciendo lo necesario para proteger el medioambiente, luego de incendios como los registrados en la Amazonía, el papa respondió: «Algunos más, algunos menos».

«Hay una palabra que tengo que decir que esta en la base de la explotación medioambiental. Y la palabra fea, fea, es corrupción», dijo.

«Yo tengo la necesidad de hacer esto, pero para hacer esto tengo que deforestar aquello. Necesito de los permisos del gobierno y voy al responsable. La pregunta que hacen para que se apruebe el proyecto, y repito literalmente algo que me dijo un empresario español, es y ¿para mí, cuánto?», lamentó.

«Esto ocurre en África, América Latina, en Europa, en todos lados», agregó el representante de la Iglesia católica. Además aseguró que «cuando un puesto político ve esto como una ganancia personal, se explota».