EI
Foto: EFE

El grupo yihadista Estado Islámico se atribuyó este domingo la autoría del atentado suicida que anoche causó 63 muertos y 182 heridos en un salón de bodas de Kabul.

Los talibanes se han desvinculado de esta acción.

En un comunicado difundido en la red social Telegram y cuya veracidad no ha podido ser comprobada independientemente, el EI explicó que en el atentado primero se inmoló un atacante suicida identificado como Abu Asem al Pakistani, y posteriormente explotó un carro bomba.

«Cuando las fuerzas de seguridad llegaron al lugar, los muyahidines hicieron detonar un carro bomba aparcado, que causó 400 muertos y heridos entre los renegados y los miembros apóstatas de las tropas afganas», afirmó el grupo.

Detalló que el objetivo de la acción fue «una gran concentración de los renegados politeístas», en aparente referencia a la minoría chií del país, a menudo blanco de ataques sectarios de los yihadistas, especialmente la comunidad hazara fiel a esa rama del islam.

También difundieron una presunta fotografía de Al Pakistani con el sello del EI-Khorasan (EI-K, la rama afgana del grupo). Allí aparece con la cara cubierta, un chaleco cargado de explosivos y levantando un fusil de asalto.

Este sábado un atacante suicida hizo detonar los explosivos que portaba en una sala de bodas en la que se congregaban cientos de personas.

El atentado se origina mientras se espera que los talibanes y Estados Unidos firmen pronto un acuerdo de paz. Este se podría ver empañado por los constantes ataques del EI-K, ya que el grupo no se adheriría al pacto.