Ecuador anunció este jueves que dio por finalizadas las conversaciones con la brasileña Odebrecht debido a que esa firma constructora condicionó una eventual reparación al Estado ecuatoriano, afectado por sus actos de corrupción.

La Procuraduría de Ecuador  informó que el titular de esa entidad, Iñigo Salvador, envió una comunicación a la empresa brasileña en la que le informa de la decisión de finalizar las conversaciones.

Odebrecht había anunciado que una eventual reparación al Estado ecuatoriano por el daño causado por sus actos de corrupción estaba supeditada a la devolución de un dinero que había sido confiscado en Ecuador por una orden judicial.

Asimismo, la firma brasileña había advertido de una afectación a su disposición de mantener una «cooperación eficaz» con la Fiscalía de Ecuador, si no se restituían los dineros que reclamaba.

Además, Odebrecht «mantiene obligaciones pendientes con el Estado ecuatoriano y con quienes fueron sus proveedores, obligaciones que deben ser cumplidas sin condicionamiento alguno», precisó la Procuraduría en un comunicado.

Agregó que la constructora brasileña «ha dejado claro que actualmente no cuenta con recursos en el Ecuador que le permitan reparar al Estado en las dimensiones del daño causado, mostrando absoluta falta de seriedad de la intención expresada inicialmente» y que suponía su disposición a entregar una indemnización al país.

Por estas razones, la Procuraduría indicó que desde hoy la constructora brasileña debe «seguir las vías administrativas y judiciales regulares ante las entidades y órganos competentes para reclamar los derechos que considere le asisten».

Añadió que el Estado ecuatoriano y las instituciones afectadas podrán continuar con «las acciones que la ley les franquea para determinar el daño causado por Odebrecht y así reclamar ante los órganos competentes la reparación correspondiente».

Acciones

La Procuraduría General «ejercerá, cuando corresponda, la defensa del Estado ecuatoriano, en resguardo de sus intereses, utilizando los mecanismos legales adecuados», agregó.

El 10 de julio del año pasado, la constructora brasileña inició el diálogo con las autoridades ecuatorianas en el marco de un proceso de reparación integral por los daños causados por sus prácticas de corrupción para conseguir contratos públicos.

Entonces, las autoridades ecuatorianas aseguraron que los daños causados por la compañía deberían abarcar la totalidad de las operaciones en Ecuador.

En diciembre de 2016, el Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que Odebrecht pagó 788 millones de dólares en sobornos en 12 países de Latinoamérica y África.

En el caso de Ecuador, afirmó que entre 2007 y 2016 la constructora brasileña pagó sobornos por más de 35,5 millones de dólares a «funcionarios del gobierno», lo que supuestamente le generó unos beneficios de más de 116 millones de dólares.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo