Foto: Efe

Iván Duque, presidente de Colombia, aseguró este sábado que ni el ex líder de las FARC Seuxis Paucias Hernández Solarte, alias Jesús Santrich, ni Dairo Antonio Úsuga, conocido como Otoniel, máximo jefe de la banda criminal Clan del Golfo, tienen escondite porque la justicia está tras su pista.

«Es un hecho importante que se haya emitido la circular roja por parte de la Interpol contra alias Jesús Santrich, con lo que ningún país le puede dar protección ni santuario a alguien que está siendo buscado por la justicia internacional», dijo el mandatario durante un acto del gobierno en Cali.

Al intervenir en el taller Construyendo País, en el que dialoga con la comunidad de las diferentes zonas del país, Duque hizo alusión a que la Interpol publicó el jueves una circular roja contra Santrich, gracias a lo cual puede ser capturado en cualquiera de los 194 países miembros de ese organismo internacional.

Las notificaciones de ese tipo se utilizan para solicitar la localización y detención de una persona buscada por las autoridades judiciales de un país o por un tribunal internacional y, en el caso del ex guerrillero, detalla que es requerido en Colombia por «concierto para delinquir agravado y tráfico, fabricación o porte de estupefacientes agravado».

Al respecto, Duque señaló hoy que el «gobierno ha dicho de mil maneras que apoya el proceso de reincorporación de quienes han dejado genuinamente la violencia y quieren entrar a la legalidad bajo los principios de verdad, justicia, reparación y no repetición».

Sin embargo, reiteró que el Estado colombiano será «implacable con los que quieran reincidir en las prácticas criminales porque no va a permitir que se burlen del pueblo y de la justicia del país».

Santrich, que el 11 de junio pasado asumió el escaño en la Cámara de Representantes para el cual fue indicado por el partido FARC, dejó plantados a los escoltas de su esquema de seguridad oficial el 29 del mismo mes y desde entonces se desconoce su paradero.

Según el gobierno, Santrich estuvo hasta ese día en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación de Tierra Grata, situado en el departamento del Cesar, donde desmovilizados de las FARC terminan de hacer su reincorporación a la vida en sociedad.

El ex líder guerrillero es pedido en extradición por Estados Unidos por un supuesto delito de narcotráfico cometido después del 1° de diciembre de 2016, cuando entró en vigor el acuerdo de paz firmado por el gobierno y las FARC el 24 de noviembre de ese año.

El jefe del Estado colombiano se refirió también este sábado a Otoniel, quien dirige uno de los «carteles más peligrosos que hay en Colombia: el Clan del Golfo».

Sobre esa banda criminal, Duque señaló que es «culpable de las amenazas contra líderes sociales y ha estado detrás de operaciones al servicio de los carteles mexicanos».

Por lo anterior, el presidente celebró que el 22 de agosto las autoridades hayan capturado a Carlos Mario Úsuga David, jefe de finanzas del Clan del Golfo y hermano de Otoniel.

«Es una victoria y ahora vamos tras Otoniel. Vamos a desmantelar el Clan del Golfo para que en muchos lugares del país se sienta que el Estado está más presente que nunca para combatir esas estructuras nefastas del narcotráfico», aseveró.

El Clan del Golfo nació tras la desmovilización de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia en 2006 y se convirtió en la banda criminal más grande del país, dedicada al narcotráfico y la minería ilegal, principalmente.