El gobierno de Estados Unidos, a través de la Agencia para el Desarrollo Internacional, donó 89.000 dólares en equipamiento médico y mobiliario al hospital Erasmo Meoz, de Cúcuta, que ha atendido a miles de migrantes venezolanos en los últimos años.

“Cúcuta y, en particular este hospital, ha experimentado lo más grave, lo más difícil de la afluencia venezolana, que se ha (vivido) y ha respondido con mucha hospitalidad, humanismo y solidaridad”, destacó el embajador de Estados Unidos en Colombia, Kevin Whitaker, en una rueda de prensa que se hizo en el centro asistencial.

Cerca de 35.000 venezolanos han sido atendidos en el hospital de Cúcuta desde 2015, cuando se incrementó en gran medida el éxodo de migrantes hacia Colombia, lo que ha saturado el sistema de salud en la ciudad, a la vez que ha ocasionado la ralentización en la prestación del servicio y una mayor demanda de insumos.

La donación que se anunció este jueves, la cual consiste en equipamiento médico y mobiliario, forma parte de la respuesta internacional para tratar de paliar la crisis migratoria venezolana que ha traído consigo dificultades para los habitantes de la zona de frontera del lado colombiano. 

Hay una «crisis total» en los servicios hospitalarios debido a la masiva demanda que continúa creciendo y entre la que se destacan los servicios de maternidad, con más de 3.500 partos de madres venezolanas, según el centro de salud. 

El senador estadounidense Bob Menéndez, del Partido Demócrata, dijo, refiriéndose a su paso por Cúcuta este jueves, que estar en esa ciudad «es impresionante, emotivo y da una dimensión viva de la tragedia, que es lo que Venezuela está viviendo en este momento”.

El parlamentario aprovechó su visita para recorrer el puente Simón Bolívar, que une Cúcuta con la ciudad venezolana de San Antonio del Táchira, donde pudo presenciar el gran flujo de migrantes que cruzan a diario entre las dos naciones.

Menéndez visitó el comedor La Divina Providencia, donde les brindan almuerzo a más de 3.000 venezolanos cada día.

“Es bueno poder venir a ver el enorme problema humanitario que existe y la respuesta del gobierno de Colombia, de lo cual estamos sumamente orgullosos”, recalcó Menéndez.

Y añadió: “Yo quiero llevar esa realidad en vivo a mis homólogos en el Senado y en la Cámara de Representantes para que otorguemos los fondos necesarios y promovamos la política internacional necesaria para que se termine esta tragedia”.