María Eugenia Choque Quispe
María Eugenia Choque Quispe/Foto López Dóriga

En las últimas horas detuvieron a María Eugenia Choque Quispe, quien este domingo renunció de manera irrevocable a la presidencia del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia. La aprehensión se realizó en medio de las manifestaciones que se registran en el país tras la dimisión de Evo Morales.

En un operativo del Departamento de Análisis Criminal e Inteligencia de la Policía Boliviana, en La Paz,  capturaron a Choque. La privativa de libertad forma parte de las órdenes que hay contra los miembros del TSE por el manejo dado a las elecciones del 20 de octubre.

Las autoridades prevén dar una rueda de prensa sobre el operativo, efectuado tras el anuncio de la Fiscalía del inicio de un procesamiento a los miembros del tribunal. Se basa en irregularidades detectadas por la OEA en las elecciones. Estas pueden conllevar “ilícitos penales y electorales vinculados al cómputo de los resultados oficiales”.

Al presentar su renuncia, Choque Quispe dijo que lo hacía para someterse a “cualquier investigación”. Un informe de la Organización de Estados Americanos, divulgado este domingo, señala presuntos hechos irregulares en las elecciones del 20 de octubre en Bolivia.

En una carta dirigida a Álvaro García Linera, ahora ex vicepresidente, Choque reafirmó su “voluntad para una investigación justa. En apego a los derechos humanos y normativa del país”.

Informe

La OEA emitió a primera hora de este 10 de noviembre un informe advirtiendo de irregularidades en el cómputo de resultados de los comicios.  El órgano electoral dio vencedor al presidente Evo Morales para un cuarto mandato consecutivo.

“El equipo auditor no puede validar los resultados”, señala el documento, que recomienda otro proceso electoral.

Evo Morales, sin citar el informe de la OEA, anunció que habría nuevos comicios y que cambiaría a los miembros del Tribunal Supremo Electoral.

“He tomado conocimiento del informe de hallazgos preliminares. En ese contexto presento mi renuncia irrevocable”, dijo la ahora ex presidenta del TSE.

«Renuncio con el fin de someterme a cualquier investigación que sea necesaria para aclarar este hecho. Con la firme convicción que no he realizado ninguna acción para alterar la voluntad soberana del pueblo boliviano”, concluyó en su carta al vicepresidente.