Una estadounidense fue detenida por «maltrato a menor» tras haber impuesto a su hija vivir durante tres años con el cadáver de su abuela. 

Delissa Crayton, de 47 años, está presa desde el 10 de julio en Seguin, Texas, según un comunicado de la policía local.

Su madre, Jacqueline Crayton, entonces de 71 años, murió en 2016 tras caerse en su cuarto. Delissa no la ayudó y la anciana murió varios días después, de acuerdo a los investigadores. 

Los policías piensan que encontraron los restos del cuerpo de Jacqueline en la habitación, pero esperan las conclusiones del médico forense.  

Desde 2016, Delissa Crayton permaneció en el mismo domicilio junto a su hija, que en el momento del drama tenía menos de 15 años. Compartían un cuarto, separado del de Jacqueline.  

La madre fue acusada de haber causado «una grave deficiencia mental» a su hija, que fue entregada a miembros de la familia.