Venezolanos
EFE

El 2019 se convirtió en el año más violento para los venezolanos que viven en Colombia, ciudadanos que, desde el 2017, han perdido en el país a 2.061 personas por muertes en hechos violentos. De esas víctimas, 1.666 eran hombres y 395, mujeres.

Así se desprende de un informe del Instituto de Medicina Legal que estudia como tema puntual la incidencia de las muertes de ciudadanos venezolanos en el comportamiento de los hechos de violencia en Colombia.

Según el informe, la cifra de venezolanos muertos violentamente en el país se ha venido incrementando. De los 224 reportados en 2017 se pasó a 544 en 2018. En 2019 hubo 1.015 casos, y en los primeros cuatro meses del 2020 se reportaron 278, lo que equivale a 2,3 al día.

El año pasado en Colombia, según cifras preliminares del mismo Instituto de Medicina Legal, murieron en el país 23.729 personas en hechos relacionados con accidentes de tránsito, suicidios, homicidios y otras causas, por lo que la cifra de venezolanos en esa estadística es baja frente al total de casos, pero significativa frente a otras nacionalidades vinculadas a muertes violentas.

El informe señala que del total de venezolanos muertos en el país, en 2019 murieron en homicidios con arma de fuego 332; en homicidios con arma blanca, 140; en muertes violentas por otras causas, 129; muertes en hechos de tránsito, 173; suicidios, 29; homicidio en riñas, 7, y 205 de muerte natural.

Además, el documento desglosa año a año la caracterización de los hechos en los que murieron los ciudadanos llegados de Venezuela, lo que podría servir para adoptar políticas de protección a esa población y fijar planes por parte del Gobierno frente a esa situación registrada en el país.

Así, el año 2018 fue el que registró el mayor número de suicidios, con 36 reportes. Igualmente, se registraron 68 homicidios con arma blanca, 167 con armas de fuego, 23 muertes en riñas, 96 muertes naturales, 91 muertes en hechos vinculados a accidentes de tránsito y 63 casos relacionados con otros hechos violentos.

En lo corrido del 2020, dice el informe, se han reportado 16 suicidios, 37 muertes en accidentes de tránsito, 35 homicidios con arma blanca, 114 homicidios con arma de fuego, 7 homicidios en riñas, 31 muertes naturales y 38 muertes violentas asociadas a otras causas.

Las regiones con más casos este año son: Norte de Santander, con 170 casos; La Guajira, con 70; Atlántico, con 71; Antioquia, 66; Valle del Cauca, 63; Cesar, 51; Arauca, 51, y Bolívar, 44. Según cifras de Migración Colombia, en cuatro de esas regiones está el maysor porcentaje de los migrantes venezolanos que han llegado al país huyendo de la situación que se vive en su nación. Esas regiones son Norte de Santander, Atlántico, La Guajira y Antioquia.

Investigaciones a Fiscalía

Estos resultados, sin embargo, no representan una vinculación directa de venezolanos con hechos delincuenciales, y así lo han manifestado informes de organizaciones como la Fundación Ideas para la Paz (FIP), la cual ha señalado que a pesar del incremento de la llegada de personas de ese país, “los migrantes no son los causantes del deterioro de la seguridad”. En esto coincide el asesor presidencial para la crisis migratoria, Felipe Muñoz.

Las estadísticas de Medicina Legal hacen parte de las mediciones que realiza el Instituto sobre los casos que llegan allí, y que en su mayoría hacen parte de procesos penales que se adelantan en la Fiscalía General, que debe definir los hechos que rodearon la muerte y quiénes fueron los responsables.

La Defensoría del Pueblo ha insistido en la necesidad de tener en cuenta la población venezolana en las políticas de Estado, incluyendo las de seguridad y protección de su integridad

Y por esto hay todo tipo de casos, como el registrado en Cali, Valle del Cauca, el 20 de febrero, en el que fue asesinado un venezolano presuntamente en medio de una riña y por el que ya fue capturada una persona identificada como Brayan Stiven Chávez Bravo, que no aceptó los cargos imputados.

Otro caso se registró en Cúcuta, Norte de Santander, en donde fue detenido un venezolano identificado como Edwin Daniel Cantillo, por su presunta responsabilidad en el homicidio de su compatriota Denny Jesús Garcés, quien fue atacado con una botella de licor.

En Medellín, Antioquia, fue atacado un ciudadano de Venezuela en medio de una pelea por su ubicación en una esquina a la que había llegado a vender sus productos informalmente, y también se judicializó a dos personas señaladas de secuestrar y asesinar al topógrafo venezolano Luis Guillermo Carrillo en zona rural del municipio de Urrao.

Según la investigación de la Fiscalía, los secuestradores pedían cien millones de pesos por su supuesta liberación, a pesar de que ellos ya lo habían asesinado.

La Defensoría del Pueblo ha insistido en la necesidad de tener en cuenta la población venezolana en las políticas de Estado, incluyendo las de seguridad y protección de su integridad, y ha advertido que ellos están siendo objeto de los mismos problemas que enfrentan los colombianos, como los temas de reclutamiento forzado.

Más de un millón de migrantes

En Colombia, según cifras de Migración Colombia, a corte del 31 de diciembre hay 1’771.237 ciudadanos venezolanos. De ellos, 754.085 se encontrarían en el país en forma regular y otros 1’017.152, de forma irregular.

Los migrantes, se lee en documentos de Migración Colombia, están ubicados el 19,9 por ciento en Bogotá, 11,45 en Norte de Santander, el 9,46 en Atlántico, el 9,34 en La Guajira y 8,44 en Antioquia. Por cuenta de la emergencia del coronavirus, a corte del mes de abril habían retornado a Venezuela cerca de 12 mil.

“No se ha encontrado nexo entre migración y crímenes”: Felipe Muñoz, asesor presidencial

-¿Cómo analizan las cifras de Medicina Legal?

​-En el caso de homicidios de venezolanos, si bien genera una alerta y está identificado con mayores tasas en ciudades como Villa del Rosario, Maicao y Arauca, en el agregado nacional representa el 3,4 % del total de homicidios en toda la población en 2019. Si bien es una cifra que presenta un comportamiento al alza en los últimos 4 años, lo hace a la par del aumento de esta población en el país sin reflejar una variación atípica.

-¿Qué reporte tienen sobre si este índice está asociado a hechos delincuenciales?

-Las autoridades han venido haciendo un análisis de los casos y las manifestaciones criminales donde esta comunidad migrante se ve involucrada, ya sea como víctima o como victimaria. Alguna parte de esta población, por su condición de vulnerabilidad y urgencia, puede ser instrumentalizada por redes criminales previamente establecidas dentro de la comunidad de acogida. Este factor no justifica sus acciones, pero sí orienta la intervención de las autoridades para la prevención y la judicialización requerida.

-¿Consideran las cifras acordes a la realidad del país?

-No se ha logrado establecer una relación directa entre el incremento de flujos migratorios y el incremento en las tasas de crimen. Las autoridades han logrado monitorear el comportamiento estadístico que refleja cómo en algunas ciudades las tasas de capturas de ciudadanos venezolanos se vienen creciendo, como lo es en Villa del Rosario, Maicao, Arauca y Cúcuta, de la mano del incremento de la población migrante en estas ciudades, comparado con otras ciudades como Cali, Itagüí, Villavicencio y Bello, donde estas tasas se mantienen muy por debajo del promedio nacional –que es del 6 %–. La apertura del Gobierno a la formalización de la situación migratoria brinda más oportunidades para que los venezolanos se integren de manera efectiva a la vida productiva del país.

-¿Cómo avanzan los planes para atender a esta población?

-El Gobierno definió un curso de acción claro a través del documento Conpes 3950, que busca lograr una inclusión efectiva de esta población en Colombia. Para la magnitud de un fenómeno migratorio de esta dimensión, los recursos siempre son insuficientes, pero se ha hecho gestión ante los más de 65 cooperantes que hacen presencia en el país para recibir recursos que permitan atender esta situación. Se han logrado resultados reconocidos a nivel mundial. Se otorgó la nacionalidad a casi 45.000 niños que estaban en condición de apátrida, se ha abierto cupo a 310.000 menores en colegios, se ha abierto el cupo para que la población migrante sea atendida dentro del régimen de salud.

-¿Qué reporte tienen del retorno de venezolanos a su país?

-Dada la coyuntura del covid-19, algunos venezolanos decidieron regresar a su país. El Gobierno no promueve este retorno, pero tiene el deber de permitir un regreso ordenado y seguro para todos. El último mes y medio, según cifras de Migración, unos 30.000 venezolanos han regresado. Esto representa el 2 % de la población migrante presente en Colombia. El reto es atender los 1,8 millones que siguen en nuestro país para que tengan un proceso de inclusión y aporten su talento y habilidades al progreso de la economía nacional.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo