Han pasado 12 días desde que la policía halló, en tres puntos de Lima, las partes de dos cuerpos que habían sido descuartizados. Hasta la fecha, no se han establecido las causas que llevaron a los asesinos a cometer el doble crimen.

 

Los peritos de la Oficina de Criminalística determinaron que las víctimas eran el peruano Jafet Torrico y el venezolano Rubén Matamoros, amigos que frecuentaban discotecas de Lima norte. Ellos fueron asesinados en el hospedaje Señor de Sipán, ubicado a espaldas de la avenida Tomás Valle, en San Martín de Porres.

La División de Investigación de Homicidios ha detenido a cinco personas que estarían vinculadas a los crímenes.

Uno de ellos es el venezolano Alexander Salazar, recepcionista del hospedaje, quien habría manipulado las cámaras de seguridad del local para que no grabara a los asesinos, y habría limpiado las manchas de sangre que dejaron los homicidas en el quinto piso del hospedaje donde se perpetró el doble crimen.

Luego de estar siete días detenido de manera preliminar por el presunto delito de homicidio simple, el Ministerio Público no solicitó prisión preventiva para este sujeto, por lo que será investigado en libertad, aunque cuenta con impedimento de salida de Lima. Para la Fiscalía, no hay “elementos de convicción” que lo vinculen con los asesinatos.

Otros venezolanos detenidos son Alberto Perozo, Angelbert Díaz, Jacksiver Salcedo y Verónica Montoya.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo