universidad París
Miguel MEDINA / AFP

La policía empezó a desalojar este viernes a los estudiantes que ocuparon la víspera la prestigiosa universidad Sciences Po Paris para protestar contra la ofensiva israelí en la Franja de Gaza, constató la AFP.

«Medio centenar de estudiantes» estaba todavía dentro cuando las fuerzas del orden entraron en la sede de esta universidad ubicada en el centro de Paris, indicó un alumno a la prensa.

Sciences Po Paris, considerado el mejor centro de Ciencias Políticas de Francia y donde estudió el presidente Emmanuel Macron, ha sido escenario de varias protestas desde el inicio de la guerra entre Israel y el movimiento islamista Hamás.

A diferencia de Estados Unidos, donde las manifestaciones en unas 40 universidades ha derivado en ocasiones en choques con la policía y detenciones masivas, en Francia las protestas han sido pacíficas y puntuales.

El gobierno francés intenta desactivarlas rápidamente para evitar una movilización como en Estados Unidos.

«Contrariamente a lo que hemos visto en otros países, sobre todo al otro lado del Atlántico, ningún campamento (…) se ha establecido de forma permanente», aseguró este viernes la oficina del primer ministro, Gabriel Attal, reiterando que se mantendrán «firmes».

La nueva acción en Sciences Po Paris, después de otra la semana pasada más tensa, obligó a las autoridades educativas a cerrar este viernes el centro, que acoge a unos 5.000 estudiantes en la capital.

Fuera de París, los campus de esta universidad de élite en Le Havre, Poitiers  y Dijon también fueron bloqueados este viernes, así como la biblioteca de su sede en Reims.

Otros dos centros de educación superior en Lille y Lyon también fueron bloqueados.

El sangriento ataque de Hamás en suelo israelí el 7 de octubre y la mortal respuesta de Israel en la Franja de Gaza tensó el ambiente en Francia, que acoge a la mayor comunidad judía de Europa y a millones de musulmanes.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!