Cuba reconoció este viernes que la está afectando la escasez de gasolina, sobre todo de los combustibles B-90, para vehículos regulares, y B-94, para especiales, no obstante, negó que la crisis eléctrica en la isla se deba a esta razón.

“La situación actual en este momento con respecto a la venta de combustible se ha visto afectada, hay colas en los servicentros debido a un déficit que hay en la distribución de gasolina”, admitió Tomás Pérez Álvarez, director de comercialización de Cubapetróleo, a Reuters.

Pérez Álvarez indicó que la escasez de combustible se debe a un incremento en la demanda, 10% con respecto al año anterior, y adelantó que este fin de semana está previsto que se restablezca el suministro de B-90, y el martes, el de B-94 en La Habana; esto, con la ayuda de otras provincias.

Por su parte, Raúl García, ministro de Energía y Minas de Cuba, negó que los constantes cortes eléctricos que sufre la isla sean a causa de la falta de combustible, el cual, en gran parte, es importado desde Venezuela.

Como consecuencia de la crisis económica que afronta el país desde 2014, los envíos de crudo a Cuba se han restringido de forma drástica, y más este año, cuando la producción de Pdvsa ha alcanzado niveles mínimos de producción.

Con información de Reuters