Alberto Fernández-a Al Quds-avión retenido
Foto: Archivo

Daniel Ortega obtuvo un nuevo mandato como presidente de Nicaragua tras unas elecciones controversiales, por las que diversos líderes del mundo manifestaron su rechazo por falta de legitimidad. Tras varias horas de silencio, el gobierno argentino se expresó al respecto mediante un comunicado de Cancillería. Allí, si bien manifestó su “preocupación”, evitó condenar lo que sucede en el país centroamericano.

Por el contrario, Juntos por el Cambio (JxC) repudió los comicios en ese país a través de un texto porque “su único objetivo fue silenciar la voluntad del pueblo nicaragüense y perpetuar en el poder a los dictadores Ortega y Murillo”.

“Reiteramos nuestra preocupación ante la detención de dirigentes opositores, así como la necesidad de que el gobierno nicaragüense vele por el respeto de los derechos humanos de toda la población”, se lee en el comunicado emitido por el órgano que dirige Santiago Cafiero.

Sin embargo, Cancillería subrayó que mantendrá la “tradición diplomática de no injerencia en cuestiones internas en otras naciones”. Y señaló: “En la Argentina entendemos que la democracia supone respetar la diversidad ideológica y la participación cívica sin proscripciones. Debemos acompañar al pueblo de Nicaragua para que cuanto antes recupere el diálogo y la convivencia democrática”.

Mediante este comunicado, Argentina ratificó también “su histórico compromiso con la defensa de los derechos humanos” y su “apoyo con firmeza al trabajo de la alta comisionada de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, respecto de la situación en Nicaragua”.

La expresidenta chilena había dicho, ante el Consejo de Derechos Humanos en Suiza, que “resulta imperativo que el gobierno” de Nicaragua “vuelva a garantizar el pleno ejercicio de los derechos civiles y políticos de todas las y los nicaragüenses; que cese la persecución contra la oposición, la prensa y la sociedad civil”.

Fuentes diplomáticas ratificaron que “Argentina cuestiona el desenlace del proceso electoral en Nicaragua y reitera su preocupación por el arresto de dirigentes opositores y los casos de proscripción política”.

“No obstante, a la vez mantiene su tradición de no injerencia en asuntos internos” de otros países “tal como lo explicita en la comunicación oficial”, añadieron los portavoces.

También aclararon que “nuestro país no rompe relaciones con Nicaragua y mantiene su postura de condena a los bloqueos físicos y financieros que solo llevan a agravar el sufrimiento de su pueblo”.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!