motines cárceles
Los amotinados justificaron sus protestas en la necesidad de contar con mayores medidas de prevención ante el avance del covid-19 y los temores de que, si se contagian, no les den la asistencia sanitaria necesaria | AFP

Cinco presos murieron en motines registrados en dos cárceles de la central provincia argentina de Santa Fe. En esos centros penitenciarios los reclusos reclamaban mayores medidas de prevención ante la epidemia del coronavirus. Así informaron este martes fuentes oficiales.

Los motines se originaron entre la noche del lunes y la madrugada de este martes en las cárceles de las localidades santafesinas de Coronda y Las Flores. Las autoridades provinciales aclararon que los decesos fueron producto de reyertas entre los propios reclusos y no por el accionar de las fuerzas de seguridad.

El secretario provincial de Asuntos Penitenciarios, Walter Gálvez, señaló en rueda de prensa que, una vez que se activaron los procedimientos para mitigar los motines, cuando los funcionarios ingresaron a los pabellones encontraron un preso fallecido en el penal de Coronda y otros dos, carbonizados, en Las Flores.

Otros dos privados de libertad gravemente heridos del penal de Las Flores terminaron traslados a un hospital, donde finalmente fallecieron.

Procedimientos

En el caso de Coronda, donde hay 350 reclusos, intervino la fuerza de Operaciones Especiales del Servicio Penitenciario, 2 de los integrantes se accidentaron al momento de querer ingresar al penal y están fuera de peligro.

«Sí hubo un fallecido producto de reyertas adentro del penal», confirmó Gálvez, quien destacó que la situación se controló rápidamente.

En forma simultánea se produjo una revuelta en la prisión de Las Flores, donde casi la mitad del penal fue tomada por los internos.

«Luego de algunas horas de negociación y sabiendo que habían tomado la farmacia y consumido todos los medicamentos y algunos productos para producir alcohol en gel, se decidió a la madrugada intervenir a través de una operación conjunta de las tropas de Operaciones Especiales del Servicio Penitenciario y la Policía de la provincia», detalló Gálvez.

El funcionario reiteró que en el enfrentamiento no hubo heridos, pero al ingresar encontraron a dos reclusos fallecidos, en tanto que otros dos presos fueron trasladados a un hospital, donde murieron.

Graves daños

Las autoridades provinciales indicaron que durante los motines se registraron destrozos importantes en diversas instalaciones de los penales.

En Coronda, hubo daños en las áreas de herrería, talleres, la sastrería donde se estaban confeccionando 10.000 tapabocas para la emergencia por el covid-19.

En tanto, en Las Flores, las autoridades señalan que los daños alcanzan 70% de las instalaciones.

Medidas por el coronavirus

Los amotinados justificaron sus protestas en la necesidad de contar con mayores medidas de prevención ante el avance del covid-19. Aunado a los temores de que, si se contagian, no les den la asistencia sanitaria necesaria.

Además reclamaban el beneficio de la prisión domiciliaria para presos con factores de riesgo sanitario.

Pero las autoridades provinciales afirmaron que se han tomado medidas, como tareas de limpieza, suspensión de las visitas, provisión de alcohol en gel y el armado de hospitales de campaña dentro de las cárceles.