Robert Marchand, el ciclista francés que acaba de retirarse a los 106 años, vivió varios años en Venezuela, donde se dedicó a criar pollos.

Luego de que su hermana le dijera que en Venezuela necesitaban mano de obra europea en uno de los bancos, Marchand decidió viajar al país; sin embargo, el ciclista se desempeñó como chofer de los camiones de la compañía Shell, reseñó Al Navío.

En 1954 manejaba uno de los camiones hacia un campamento militar de Barinas. Le pidieron que abriera y mostrara la carga que transportaba: 50 cajas de material diverso, neumáticos, dos bidones de aceite, dos toneladas de dinamita y un amplio cargamento de revólveres y metralletas. 

Tras el hallazgo, Marchand fue acusado de tráfico de armas y posteriormente quedó en libertad, por lo que se marchó en un buque hacia Italia.

Lea más en Al Navío.

Loading...