Canadá anunció  la imposición de sanciones «en coordinación con Estados Unidos» a nueve integrrantes del gobierno nicaragüense, entre ellos la esposa y el hijo del presidente Daniel Ortega, por las «flagrantes y sistemáticas violaciones de los derechos humanos».

Junto con la vicepresidente Rosario María Murillo Zambrana, esposa, y Laureano Facundo Ortega Murillo, hijo de la pareja presidencial y dirigente de ProNicaragua, fueron afectados por las sanciones canadienses Gustavo Eduardo Porras Cortés, Sonia Castro González y Orlando José Castillo Castillo.

También sancionaron a Óscar Salvador Mojica Obregón, Fidel Antonio Moreno Briones, Francisco Javier Díaz Madriz y Nestor Moncada Lau.

Porras Cortés es presidente de la Asamblea Nacional, Castro González es la ministra de Sanidad, y Castillo Castillo es director del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos.

Mojica Obregón es ministro de Transporte e Infraestructuras y Moreno Briones es un alto dirigente de las Juventudes del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Díaz Madriz es director general de la Policía Nacional y Moncada Lau es el secretario privado de Ortega.

Las sanciones impuestas por Canadá a esos nueve nicaragüenses congela sus activos en ese país y prohíbe a individuos y empresas canadienses tener relaciones comerciales con ellos.

Además, los nueve no pueden viajar a Canadá, dijo el gobierno.

Los nueve han sido objetos de sanciones similares po las autoridades estadounidenses en los últimos meses.

«Estas sanciones envían un claro mensaje al gobierno de Nicaragua de que las violaciones de los derechos humanos contra su población no serán toleradas», explicó el Ministerio de Asuntos Exteriores de Canadá en un comunicado.

La ministra de Exteriores canadiense, Chrystia Freeland, añadió que «las violaciones de derechos humanos en Nicaragua no pueden continuar con impunidad».

«El gobierno de Nicaragua debe responder por sus acciones y debe terminar la actual crisis con un diálogo real con los grupos de la oposición. Canadá seguirá respaldando al pueblo de Nicaragua y sus legítimas demandas de democracia y demanda de responsabilidades», añadió Freeland.

Estados Unidos sancionó el viernes a Porras Cortés y a Castillo, así como a los ministros Castro González y Mojica Obregón, a quienes considera funcionarios del «círculo interno» de Ortega, y los acusó de perseguir a los ciudadanos de su país, promulgar leyes represivas, silenciar medios de comunicación y de negar atención médica.