Foto: Cortesía

El nuevo canciller de Paraguay, Antonio Rivas, fue recibido este lunes por su homólogo brasileño, Ernesto Araújo, con quien dejó atrás las polémicas relativas a la represa de Itaipú y renovó la apuesta por la integración física y productiva.

«Brasil es el principal socio estratégico de Paraguay» y el eje de esa relación deben ser «las obras de interconexión física y la integración de las cadenas productivas», declaró Rivas a los periodistas junto al canciller brasileño.

Rivas destacó el hecho de que su visita a Brasil fue la primera desde que sustituyó como canciller a Luis Alberto Castiglioni, quien perdió el cargo debido a la polémica por la firma de un acta bilateral sobre la compra de energía de Itaipú, cuya propiedad comparten ambos países.

Itaipú

El documento, que se firmó en mayo, establecía un cronograma de compra de energía que le iba a hacer Paraguay a Itaipú hasta el año 2022.

La oposición considera que ese acuerdo violaba la soberanía de Paraguay, por lo que lo tildó  de «traición a la patria». Por este motivo se intentó promover un juicio político contra el presidente Mario Abdo Benítez, que finalmente no prosperó.

Los cancilleres pasaron la página de esas polémicas y centraron su reunión de este lunes en asuntos relativos a la integración física, con la cual pretenden dinamizar un comercio bilateral que el año pasado fue de unos 4.000 millones de dólares.
Corredor Bioceánico
Rivas destacó la relevancia de un puente que ya se construye entre el Chaco paraguayo y el estado brasileño de Mato Grosso do Sul. Este forma parte del llamado Corredor Bioceánico.

Ese proyecto unirá el sur de Brasil con los puertos chilenos de Iquique y Antofagasta a través de una red de carreteras que pasará por el Chaco paraguayo y el norte de Argentina.

Rivas y Araújo explicaron que también hicieron un repaso de las medidas adoptadas por ambos gobiernos para combatir a las mafias del contrabando que operan en las fronteras. Asimismo, destacaron la firmeza de las autoridades de Brasil y Paraguay frente al crimen organizado.

Renovaron sus votos por una integración más profunda de toda Suramérica. Además, destacaron que esta debe estar sustentada, entre otros pilares, en los «valores democráticos».

En ese contexto, ambos cancilleres reiteraron el deseo de Brasil y Paraguay de que Venezuela «recupere su democracia». Según el ministro Rivas, esto debe hacerse mediante unas elecciones «realmente libres».