Cosecha
Foto: Referencial

Brasil recogerá este año una cosecha de 239,8 millones de toneladas de granos. El país suramericano es uno de los mayores productores de alimentos del mundo.

Actualmente se encuentra en la mayor cosecha de la historia del país y es 5,9% superior a la de 2018. Así lo divulgó este martes el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas.

La producción brasileña de cereales, leguminosas y oleaginosas mejorará todas las previsiones divulgadas hasta ahora. Información referente a la proyección que el organismo estatal hizo a partir de las visitas al campo realizadas en agosto.

El área cosechada crecerá 3,2%, desde 61 millones de hectáreas en 2018 hasta 62,9 millones de hectáreas este año, de acuerdo con el instituto.

El crecimiento de este año se impulsará principalmente por el fuerte salto en la producción de maíz. La cosecha aumentará 21,5% frente a la del año pasado: 98,9 millones de toneladas. Esta situación es debido a que dos de los rubros más cultivados en el país reducirán su producción este año: la soja bajará 3,9% y el arroz, 12,7%.

Carlos Alfredo Guedes, gerente de Estudios de Agricultura del instituto, atribuyó el aumento de la producción de maíz a la decisión de los agricultores de anticipar la recolección de la soja. Esto abrió espacio para el cultivo de maíz, a las buenas condiciones climáticas y al incremento de su precio en los mercados internacionales.

«Brasil ha exportado mucho maíz en 2019, especialmente hacia países que atienden el mercado chino. Están ampliando la producción de carne de cerdo, debido a la gripe porcina en el gigante asiático», explicó Guedes.

La soja, el maíz y el arroz serán responsables en conjunto por 92,7% de toda la cosecha de este año en el país y por 87,2% del sector cultivado. El área destinada al cultivo de maíz creció 6,8% con respecto al año pasado y la de la soja aumentó 2,3%, la del arroz se redujo 10,3%.

La producción de caña de azúcar, rubro del que Brasil es el mayor exportador mundial, se reducirá 1,4%, así como también se esperan disminuciones en las cosechas de café, naranja, tomate y uva.

El aumento de la cosecha brasileña coincide con las medidas de incentivo para el sector anunciadas por el nuevo presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro.

Bolsonaro ha reforzado su apuesta por el agronegocio y confía en la fuerza del sector para sacar adelante la debilitada economía brasileña.