El canciller brasileño, Ernesto Araújo, aseguró este miércoles que analizó con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, la situación en Venezuela y la logística para el envío de ayuda humanitaria a ese país.

«Intercambiamos ideas sobre Venezuela», dijo Araújo a los periodistas, a los que explicó que analizó con el jefe de la OEA cómo continuar apoyando al «gobierno interino de Juan Guaidó» y cómo llevar adelante la cuestión de la asistencia humanitaria.

Araújo, quien este martes se entrevistó con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, detalló que están trabajando con varios ministerios en Brasil para ver cómo se puede hacer, cómo organizar la logística para el envío de la ayuda. «Y es importante conocer la opinión de la OEA a ese respecto también», afirmó el diplomático.

Araújo, quien también se ha reunido con el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, asistió este lunes a un encuentro del Grupo de Lima que se realizó en Canadá.

Ese grupo está integrado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y México, aunque este último país se ha distanciado por sus diferencias en relación a la crisis en Venezuela y no participó en la cita en Ottawa.

Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, indicó que los centros de acopio de la ayuda humanitaria que ha solicitado la Asamblea Nacional (AN) a la comunidad internacional se concentrará en Brasil, Colombia y en algún lugar del Caribe.

En el caso de Colombia, el centro estará ubicado en la ciudad de Cúcuta, que constituye el principal paso fronterizo con Venezuela.

Brasil aún no ha revelado la localización del futuro punto de acopio, pero se presume que será en la localidad de Pacaraima, que como ocurre el caso de Cúcuta representa el principal acceso por tierra a Venezuela.

Pacaraima se sitúa en el extremo norte del estado de Roraima y ha sido la puerta de entrada a Brasil para unos 70.000 venezolanos que han salido del país.