El gobierno de Brasil anunció este lunes su decisión de abandonar la Unión de Naciones Suramericanas, poco después de que Bolivia informó que le había transmitido la presidencia temporal del bloque a ese país tras fracasar en su intento de reunir a los países miembros.

El anuncio de Brasil ocurre pocos días después de que Argentina y Paraguay también difundieron su decisión de abandonar definitivamente el foro de integración regional.

«El gobierno brasileño denunció este lunes el Tratado Constitutivo de la Unasur, con lo que formalizó su salida de la organización», según un comunicado divulgado por la Cancillería.

El Ministerio de Relaciones Exteriores indicó que la decisión fue comunicada al gobierno de Ecuador, que es el depositario del acuerdo por el que se creó la Unasur, y tendrá efectos cuando transcurran seis meses a partir de este lunes.

La Cancillería brasileña recordó que en abril del año pasado los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú ya habían decidido de manera conjunta suspender su participación en la Unasur debido a la «prolongada crisis del organismo», una situación que, desde entonces, «no se ha alterado».

El bloque no ha conseguido elegir un secretario general desde 2017 y no ha vuelto a reunirse por las divergencias internas.

El comunicado recuerda igualmente que el 22 de marzo pasado los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay y Perú suscribieron un documento en el que manifestaron su intención de constituir el Foro para el Progreso de Sudamérica, Prosur, en sustitución de la Unasur.

«El nuevo foro tendrá una estructura ligera y flexible, con reglas claras de funcionamiento y mecanismo ágil de toma de decisiones. Tendrá, además, la plena vigencia de la democracia y del respeto a los derechos humanos como requisitos esenciales para sus miembros», según la Cancillería brasileña.

La decisión fue transmitida pocas horas después de que Bolivia anunció que le había transferido a Brasil la presidencia pro tempore de la Unasur tras intentos en vano de reunir a los cancilleres de los países miembros.

El ministro de Exteriores boliviano, Diego Pary, señaló en rueda de prensa que Bolivia remitió la «comunicación oficial» del traspaso de la presidencia temporal del organismo a Brasil tras ejercerla por un año calendario, desde el 12 de abril de 2018.

Las normas del organismo establecen que la presidencia es transferida a los países miembros por su orden alfabético, por lo que Brasil tendría que recibirla de Bolivia.

Las primeras naciones en formalizar su salida del organismo fueron Colombia y Perú, a las que siguió Ecuador, que en marzo anunció el abandono y pidió retornar la administración del inmueble de la organización, edificado en su territorio como sede de Unasur.

Los únicos miembros de la Unasur que siguen activos son Uruguay, Guyana, Bolivia, Surinam y Venezuela.