Bolsonaro de Copa América

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dio este viernes un paso al costado sobre su anuncio de quitar la obligatoriedad al uso del tapabocas a quienes están vacunados o ya fueron infectados, una declaración que en su momento levantó fuertes críticas y que fue calificado de temerario por expertos.

Bolsonaro señaló que esa decisión recaerá exclusivamente en el ministro de Salud, Mauricio Queiroga, y en los mandatarios regionales porque, según él, es mejor no tener cargos de conciencia.

«Ayer le pedí al ministro de Salud que hiciera un estudio sobre las mascarillas. Aquellos que ya han sido infectados y aquellos que recibieron la vacuna no necesitan usar máscara, pero quien va a decidir eso es él (el ministro), él dará su punto de vista, aunque quien decide al final es el gobernador y el alcalde», aseguró este viernes al hablar con algunos seguidores a su salida del Palacio de La Alborada, la residencia presidencial.

«Nada como usted estar en paz con su conciencia», agregó

Bolsonaro anunció la petición del estudio durante un evento en el Palacio presidencial de Planalto y horas después volvió a retomar el tema en su alocución semanal por las redes sociales.

«No podemos vivir toda una vida con esa opresión. Si la persona se curó o está vacuna no veo necesidad. ¿Vamos a ser rehenes de la mascarilla hasta cuándo?», dijo.

El anuncio de Bolsonaro de quitar los tapabocas levantó fuertes críticas por la situación que se vive actualmente en Brasil, donde se espera una tercera ola de la pandemia en las próximas semanas, según los expertos.

A eso se suma al bajo índice de población vacunada en el país, donde solo 11% de sus 212 millones de habitantes han recibido la inmunización completa.

Para profesionales de la salud e infectólogos quitar los tapabocas en estos momentos, cuando no se tiene ni la mitad de la población inmunizada en Brasil, es temerario.

Bolsonaro, uno de los líderes más escépticos de la pandemia, ya fue infectado con covid-19 y no acostumbra usar mascarillas en actos públicos, aunque le acarree multas, como ya ha ocurrido en algunas regiones.

Con más de 480.000 muertos y 17 millones de contagios, el gigante suramericano es, junto con Estados Unidos y la India, una de las naciones más azotadas por el covid-19.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo