FARC
"Estamos hablando de familias que tienen derecho a saber y a preservar la memoria", dijo el procurador de Colombia | Foto:Cortesía

Rescataron a un menor indígena que fue secuestrado por la disidencia de las FARC, en una acción coordinada entre el Ejército, la Policía, la Fiscalía y la Fuerza Aérea del país, informaron este sábado las autoridades.

«Luego de un mes de labores investigativas se llevó a cabo la recuperación del niño de tan solo dos años que fue secuestrado por el grupo armado organizado residual Estructura Décima, en el Departamento de Arauca», indicó el Ejército en un comunicado.

La víctima fue secuestrada hace cuatro meses por disidentes de las FARC en el Departamento colombiano de Arauca, fronterizo con Venezuela.

Capturaron a una mujer que fue acusada de haber sido responsable del hecho. La captura se produjo en un operativo que se realizó mediante una inserción aérea en la aldea Caño Seco, del municipio de Arauquita.

Allanaron el inmueble en el que permaneció el niño durante cuatro meses y posteriormente fue entregado al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar para el restablecimiento de sus derechos.

«El rescate se dio luego de la denuncia de los padres del menor, quienes formaban parte de los disidentes de las FARC, pero que recientemente se entregaron de manera voluntaria a las tropas de la Décima Octava Brigada del Ejército», dijo la institución.

Los ex guerrilleros denunciaron que su hijo había sido secuestrado el pasado 26 de abril y entregado a las redes de apoyo de esa organización al margen de la ley para obligarlos a regresar a las filas disidentes.

El senador Julián Gallo, uno de los líderes del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), en el que se convirtió la guerrilla después de firmar la paz con el gobierno colombiano en 2016, denunció en julio las agresiones en contra de los desmovilizados.

«El Estado no ha logrado garantizar la vida de quienes firmamos la paz y son 140 compañeros asesinados y 31 de sus familiares», aseguró Gallo.

Según un informe de la ONG Instituto de Estudios sobre Paz y Desarrollo y el movimiento político Marcha Patriótica, ya son más de 700 líderes sociales y 135 ex combatientes de las FARC asesinados desde la firma de la paz.

La Defensoría del Pueblo ha indicado que son 431 casos registrados en ese periodo.

A su vez, la ONG Somos Defensores informó que el número asciende a 341 líderes y defensores de derechos humanos muertos, 25 de los cuales perdieron la vida solo en el primer trimestre de este año.