La muerte de una turista alemana que se encontraba en cuidados intensivos elevó este miércoles a 29 el número de víctimas mortales del accidente de autobús ocurrido en la isla portuguesa de Madeira, que ha dejado también 27 heridos, de los cuales 2 se encuentran  en estado crítico, informaron fuentes oficiales.

De los 27 heridos, entre ellos el conductor y la guía turística, ambos portugueses, 23 están en observación, 2 en la unidad de cuidados intensivos y a otras 2 se les dio de alta, según el último parte ofrecido del Hospital de Funchal.

El autobús, en el que viajaba un grupo de alemanes que visitaba el archipiélago, era de una empresa turística, confirmaron las autoridades.

«Todo indica que las víctimas son de origen alemán», declaró en rueda de prensa el vicepresidente del gobierno regional de Madeira, Pedro Calado.

Augusto Santos Silva, ministro de Exteriores luso, también confirmó a medios locales que la información disponible apunta a que todas las víctimas eran de esa nacionalidad.

El autobús se salió en una curva de una carretera regional, se volcó y cayó sobre una vivienda en el municipio de Santa Cruz, próximo a Funchal, la capital de la isla.

Junto al autobús se desplazaba otro auto, también turístico, cuyos ocupantes reciben atención psicológica, pues entre ellos figuraan amigos y familiares de las víctimas, dijo el secretario de Salud de Madeira, Pedro Ramos.

También se han puesto traductores a disposición de los afectados para facilitar las comunicaciones, y la autoridades lusas ya están en contacto con la Embajada de Alemania en Portugal para mantenerles informados.

Por el momento las autoridades desconocen si todos los heridos estaban en el autobús y prosigue la investigaciòn sobre las circunstancias del accidente.

El vicepresidente del ejecutivo regional señaló que el autobús era «relativamente nuevo», con solo cinco años de actividad, que había pasado todas las inspecciones necesarias y estaba en condiciones de circulación.

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, que en un principio anunció que iría este mismo miércoles a la isla, decidió aplazar el viaje para dejar el avión de la Fuerza Aérea Portuguesa para el transporte de heridos, pues es posible que algunos serán evacuados a Lisboa.

«Fui muy sensible ante esta prioridad, que es la necesidad de los aviones, principalmente el avión que iba a utilizar de la Fuerza Aérea Portuguesa, el cual puede ser utilizado para transportar heridos. Y siendo necesarios los dos (aviones), eso tiene prioridad», dijo el mandatario.

El primer ministro portugués, António Costa, informó en Twitter que ya transmitió sus condolencias a la canciller alemana, Angela Merkel.

Despuès del traslado de los heridos, los equipos procedieron a las tareas de retiro de los cuerpos en la zona del siniestro para el traslado al Instituto de medicina legal, donde serán identificados.

El accidente de este miércoles fue la mayor tragedia por número de víctimas ocurrida en Madeira desde las graves inundaciones de 2010, que causaron más de cuatro decenas de víctimas mortales. En 2017, la caída de un árbol durante una romería ocasionó 13 muertes y casi medio centenar de heridos en la isla.

Al lugar del siniestro se desplazaron 19 vehículos de emergencia, entre protección civil, bomberos y servicios médicos.