Monseñor Michel Aupetit, arzobispo de París, presidió este Viernes Santo un Vía Crucis alrededor de Notre Dame, templo que se incendió el pasado lunes.

Foto: AFP

“Ante Notre Dame, nuestra iglesia madre desfigurada por la violencia de las llamas, entramos en el abajamiento del Señor Jesús hasta la muerte. No entramos como espectadores pasivos porque por nuestro pecado hemos sido responsables de la muerte de Jesús”, dijo Aupetit al comienzo de la actividad religiosa, reseñó Infobae.

Foto: AFP

El vocero religioso recordó que la cruz de Jesús “manifiesta el amor vulnerable de Dios librado al poder de la muerte que habita en el corazón del hombre. El Crucificado, gran padre eterno, nos salva al rescatarnos por su intercesión”.

Foto: AFP

El incendio derribó la emblemática aguja de Notre Dame y destruyó su techo de madera, pero el cuerpo principal de la catedral sobrevivió a la ferocidad de las llamas.

Foto: AFP

Construida entre 1163 y 1345 en la Île de la Cité, Notre Dame es una de las catedrales góticas más antiguas y la tercera más grande del mundo, después de la de Colonia (Alemania) y Milán (Italia).

Fotos: AFP

Con información de Infobae.