Los servicios de energía fueron restablecidos en más de 50% en Argentina y Uruguay, luego del apagón masivo que dejó sin electricidad a los dos países este domingo en la mañana.

Pasadas las 15:30, hora local, el servicio había vuelto para 56% de los usuarios en Argentina, según el ministro de Energía, Gustavo Lopetegui. En tanto, la empresa UTE, de Uruguay, indicó que los servicios se reanudaron en 75% de ese país.

Las autoridades argentinas aún desconocen las causas del corte eléctrico.

“Son fallas que ocurren con asiduidad. Lo extraordinario es la cadena de acontecimientos posteriores que causaron la desconexión total”, dijo Lopetegui en una rueda de prensa, al explicar que la caída “se produce de forma automática para proteger el sistema”.

“No tenemos información en este momento de por qué ocurrió. No descartamos ninguna posibilidad, pero un ciberataque no figura entre las alternativas primarias que se están considerando”, añadió.

El corte se originó a las 7:07, hora local, por una falla del sistema de transporte desde Yacyretá, la represa binacional en la frontera con Paraguay.

“El sistema eléctrico argentino es muy robusto, con capacidad de exceso tanto en generación como en transporte”, enfatizó Lopetegui, al referir que la falla se originó en un momento de baja demanda, pues es “un domingo y no hace ni mucho calor ni mucho frío”.

Es la primera vez que ocurre un apagón que alcanza a la totalidad de Argentina y Uruguay. En Paraguay se registraron cortes momentáneos y localizados.

Argentina, con 44 millones de habitantes, y Uruguay, con 3,4 millones, comparten un sistema de interconexión eléctrico centrado en la represa binacional de Salto Grande, ubicada a aproximadamente 450 km al norte de Buenos Aires y casi 500 km al norte de Montevideo.

Ciudades a media máquina

En Buenos Aires, pese al retorno paulatino de la energía, no funciona el metro ni los trenes, y el servicio de transporte se limita a autobuses y taxis.

Algunos supermercados y otros comercios abrieron desde las primeras horas de la mañana, apoyados por generadores propios de energía.

Los centros de salud trabajan con plantas eléctricas. “El único inconveniente radica en los ascensores. Solo tenemos uno en funcionamiento, pero todos los servicios están operando sin problemas”, dijo a la AFP un empleado en el Hospital Fernández.

Montevideo también luce semidesolado, en un día además de intensas lluvias para las dos capitales.

Día del padre a oscuras

Este domingo es el Día del Padre en Argentina y los restaurantes esperaban mucha clientela.

“Esto nos mató”, dijo a la AFP Luciano Ferreira, dueño de un restaurante popular en el barrio de Boedo, donde al mediodía aún no había vuelto el fluido eléctrico. Con meseros y parrilleros sentados a la espera, explicó que esperaban un lleno total y ganar dos o tres veces lo que un día normal, pero ya la oportunidad está perdida

Muchos desconectaron todos sus aparatos en casa por temor a que se dañen si hay elevado voltaje al regresar la electricidad.

En grupos de Whatsapp, amigos y vecinos compartieron recomendaciones como la de ahorrar agua por si el apagón se extiende en el tiempo. En la ciudad de Junín, en la región llanera de la pampa argentina, los habitantes se abastecieron de agua potable en los supermercados.

“Por suerte en el patio de la casa tenía dos baldes que se llenaron solos con la lluvia. Volvimos a la edad de piedra. Esto pasa porque dependemos mucho de las computadoras”, dijo a la AFP Eduardo Gralatto, vecino de Junín. 

En Córdoba, la segunda ciudad de Argentina, muchos se acercaron a las panaderías para comprar las últimas cosas para preparar la tradicional parrilla por el Día del Padre.

“Optamos por abrir porque necesitamos trabajar, pero ya temprano perdimos siete u ocho mesas de clientes que se levantaron y se fueron porque no podemos preparar café ni hornear pan”, comentó a la AFP Carlos Arce, dueño de una panadería.

En Argentina también se celebran este domingo elecciones a gobernador en cuatro provincias, y reportes de prensa daban cuenta de votantes sufragando a la luz de las velas.