Foto: ARchivo

El juez federal Thomas Hixson determinó que el ex presidente de Perú, Alejandro Toledo, permanezca en el Centro Correccional de Maguire, en el condado de San Mateo (California), mientras que la corte evalúa en las próximas semanas si el político debe enfrentar el proceso de extradición en libertad condicional.

Toledo fue trasladado el sábado de la prisión de Santa Rita, donde estaba en confinamiento, completamente solo, a la correccional de Maguire. Esto, después de que el juez Vince Chhabria ordenara su liberación, así como su inmediata detención de nuevo por las duras condiciones que enfrentaba desde su arresto el 16 de julio.

El magistrado Hixson, que lleva el caso de extradición, aclaró que otros jueces, como Chhabria, podrán evaluar las garantías presentadas por la defensa del ex presidente para que este pueda salir en libertad bajo fianza.

El abogado de Toledo, Graham Archer, logró la semana pasada que el juez Chhabria considerara darle la libertad. Su argumento fue que el confinamiento, en el que estaba solo, le estaba causando daño a su salud mental, ya deteriorada.

No obstante, el juez le dio la oportunidad a la Fiscalía para proponer alternativas a su confinamiento antes del 22 de octubre.

Mejoras en prisión

En la correccional de Maguire, Toledo puede salir al patio y tener acceso a entretenimiento, algo que no podía hacer en la prisión en Santa Rita.

La audiencia de este jueves, que forma parte de la rutina del extenso proceso de extradición, comenzó con media hora de retraso y con la advertencia a Eliane, Karp, ex primera dama de Perú, de no interrumpir el proceso, como hizo en otra ocasión, por lo que se le amenazó de ser expulsada de la corte.

El 29 de octubre otro juez debe evaluar las garantías que la defensa del ex mandatario presente para determinar si se le deja en libertad condicional.

Toledo está acusado de haber recibido hasta 35 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht a cambio de favorecer a esa empresa en sus negocios en Perú cuando él aún era presidente. Ha pasado los últimos dos años como prófugo de la justicia peruana en Estados Unidos.