El ex presidente también fue acusado de vulnerar la Constitución / AP

El Tribunal de Jartum condenó este sábado al ex presidente de Sudán, Omar al Bashir, a dos años de confinamiento en un centro reformatorio por el delito de enriquecimiento ilícito y tráfico de divisas.

Esta es la primera condena contra Bashir, de 75 años de edad, desde su derrocamiento en abril pasado.

La sentencia de tenencia se da luego que las autoridades le incautaran más de 7 millones de euros en un allanamiento a su vivienda después de perder el poder.

El juez Al Sadeq Abdelrahman señaló que la pena prevista para este delito es de hasta 10 año. Pero, el sistema legal no permite la condena de personas de más de 70 años.

Por ello, dictó su confinamiento en un centro social por esos dos años.

Además, el Tribunal ordenó la confiscación de los bienes incautados a Al Bashir en su domicilio.

El ex gobernante afirmó que el dinero incautado era parte de un monto de 25 millones de dólares otorgados por el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, para ayudar al país.

El resto del dinero fue gastado en asuntos de interés público.

Derrocamiento de Bashir

Al Bashir fue derrocado por el Ejército el 11 de abril después de cuatro meses de protestas populares. Desde entonces, está en la prisión de Kober, en Jartum.

Además de esta causa, el ex presidente ha sido acusado de vulnerar la Constitución, aunque en ese caso el proceso judicial no ha avanzado.

Al Bashir está acusado de crímenes de lesa humanidad en la Corte Penal Internacional por el conflicto de Darfur, que comenzó en 2003 tras el levantamiento en armas de dos grupos rebeldes.

Estos hechos dejaron más de 300.000 muertos y 2,5 millones de desplazados.

Por el momento, Al Bashir no ha sido acusado en su país de estos crímenes.