Abelardo de la Espriella / Foto: ABC

Abelardo de la Espriella, abogado del ex presidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez, acusó a Nicolás Maduro de apadrinar a líderes guerrilleros. Aseguró que en Venezuela andan “como Pedro por su casa” protegidos por el régimen.

De la Espriella también defiende a Álex Saab, el contratista de Maduro en varios negocios de los CLAP. En una entrevista para el diario español ABC, aseguró que de no haber sido por la existencia del régimen chavista, Uribe habría acabado con todos los jefes de la guerrilla

“Venezuela ha sido la guarida de la subversión colombiana. Ellos que dicen que nosotros somos guerristas, es lo contrario, los que ponen a hacer la guerra son ellos”, indicó.

El jurista afirmó que los jefes guerrilleros no están en condiciones de batallar: “Todos esos barrigones, jefes de la guerrilla, hace años que no disparan un fusil. Ellos son unos vocingleros de video, pero no imagino a Iván Márquez y a esos gordos, que además están viejos, en primera línea de batalla. Ellos mandan a unos muchachos humildes a dar la batalla, que son los que mueren en enfrentamientos con la fuerza pública, mientras ellos se esconden en Venezuela. Se escondían con Chávez y ahora con Maduro”.

Recordó que el proceso contra Uribe comenzó cuando este denunció al senador Iván Cepeda, cuyo padre fue representante de un partido cercano a las FARC, por visitar a presos en Colombia. Pero la Corte Suprema decidió archivar el caso y abrírselo al denunciante.

“Si no fuera por Uribe, hoy Petro sería presidente de la República y Colombia estaría recorriendo un camino muy similar al que llevó a Venezuela al desastre. Ese proceso es un montaje judicial orquestado por la izquierda radical”, añadió.

El proceso de paz

De la Espriella dijo que el tratado de paz con las FARC fue el mayor proceso de lavado de dinero del mundo.

“Fue un arrodillamiento de la institucionalidad, se le entregaron toda suerte de gabelas sin nada a cambio, sin reparación para las víctimas. Saltaron del monte al Congreso de la República con curules regaladas”, señaló.

Aseguró que Iván Márquez y Jesús Santrich nunca entregaron las armas: “Creer que esa gente que ha narcotraficado y ha puesto bombas de la noche a la mañana va a ser decente, es como creer que una meretriz que sale de un puticlub de la noche a la mañana puede ser una gran dama o una respetable señora. Son delincuentes profesionales, es su modo de vida”.