El gobierno de Reino Unido informó este jueves que proporcionará una escolta naval a los buques británicos que atraviesen el estrecho de Ormuz, en medio de la crisis diplomática en el Golfo Pérsico.

El Reino Unido ha adoptado esta medida después de que un petrolero británico fuera apresado el pasado viernes por el gobierno iraní, lo que provocó una escalada de tensión entre Londres y Teherán.

El petrolero Stena Impero, de bandera británica, fue apresado el 19 de julio en el estrecho de Ormuz por las autoridades iraníes, que le acusan de violar la normativa de navegación, lo que niega la empresa sueca propietaria del barco, Stena Bulk. 

El Ejecutivo de Irán insistió en que la detención del buque cisterna, con 23 tripulantes de varios países a bordo -ninguno de ellos británico-, no es una medida de represalia por la retención del barco iraní Grace 1, el 4 de julio por la Marina británica en Gibraltar. 

A fin de reducir el riesgo actual y rebajar la tensión en el golfo Pérsico, Londres pidió esta semana a los barcos bajo bandera británica que eviten navegar por el estrecho de Ormuz de manera provisional y, tal y como avanzó este 25 de julio el Ejecutivo, los que lo hagan contarán con escolta de la Marina Real británica (Royal Navy).

La decisión para asegurar el transporte de mercaderías por el estrecho de Ormuz fue tomada después de una reunión del Comité de Emergencia Cobra en Downing Street, residencia oficial del primer ministro, Boris Johnson.